Uncategorized

El Gran Gatsby (Reseña y Opinión)

EL gran Gatsby, novela publicada en 1925, refleja con personajes simbólicos a la sociedad neoyorquina de su época, los alocados años 20’s.

Se ha ganado su lugar entre la literatura clásica, aunque no fue bien vista por los críticos cuando se publicó la primera edición y al autor murió creyendo que su grandiosa obra había sido un fracaso.

Ahora, en estos nuevos años locos 20’s, quienes hemos leído esta novela que nos deja un marcado sentir de nostalgia, tristeza y que vemos este mundo, que lo sentimos a través de la voz narrativa de Nick Carraway, nos preguntamos, ¿Qué de malo le vieron a esta obra, de fácil lectura pero profundas revelaciones, de personajes bien delineados pero adquiriendo más relevancia aún las metáforas, retratando así a esa sociedad?

Comprendamos un poquito mejor a los personajes, primero, nuestro guía “turístico” por este mundo: Nick Carraway, hombre común, como de 30+ años, de ambiciones modestas, con buena disposición al trabajo para ganarse su lugar en el futuro, cuyo lema heredado por su padre es: <<Siempre que sientas que vas a criticar a alguien>>, le dijo, <<sólo recuerda que no todas las personas en este mundo han tenido las mismas ventajas que tú>>.


Ahora Tom, que es esposo de la prima de Nick, un tipo deportista, millonario, mujeriego, con ojos refulgentes y arrogantes dominando su rostro, con frases como: <<Ahora, no creas que mi opinión al respecto de estas cosas es definitiva>>, le dijo a Nick <<sólo porque soy más fuerte y más hombre que tú>>

La prima de Nick, Daisy, esposa de Tom, mujer joven, de la clase alta, de risitas encantadoras pero absurdas, ojos resplandecientes y boca radiante, voz murmurante cantarina, aunque tiene muchas cosas como belleza, fama, ropa cara, esposo millonario, ella lo ha pasado muy mal, se define como: bastante cínica.

Por casi último: Jordan Backer, jugadora profesional de tennis, amiga de Daisy, flapper girl.

Cada personaje representa un concepto característico de la sociedad neoyorkina de los años 20’s en donde el exceso en fiestas, lujos y fortuna era normal. Como mencioné, las metáforas y personajes simbólicos, ese espectacular a mitad del camino, entre la clase rica y pobre, aquél anuncio del Dr. T.J. Euckleburg, aquellos ojos que en continuo silencio todo lo observan y el faro de la luz verde, representa la esperanza por un futuro que nunca llegó a ser como Gatsby pensó.

Falta Gatsby, EL GRAN GATSBY, es el personaje / concepto más debatible para mí y que ustedes conocerán su verdadera identidad a través de la lectura, aquí sólo será la incógnita más importante en la reseña.

Bueno, pues a grandes rasgos, el multimillonario Gatsby se entera que su vecino, Nick (de la clase media), es primo de su exnovia y se hace su amigo, lo invita a sus lujosas y deslumbrantes fiestas, le cuenta a él un poco de su vida, se sincera y le pide ayuda para conquistar a su prima aunque ambos saben que ella está casada con el también millonario Tom pero también ambos saben que Tom aparte de que no la ama, la engaña, y saben que Daisy cada vez se ve más apagada por el vacío que hay en su vida, por lo que Nick, que siente más simpatía por Gatsby, porque él sí lo llegó a conocer, y para nada era arrogante aunque tuviera todo ese dinero, como Tom sí lo era, sino que era un vecino muy amable y generoso, hasta le llegó a ofrecer un trabajo más cómodo y mucho mejor remunerado, pero Nick no aceptó, también, le contó cómo es que había llegado a amasar aquella gran riqueza que él poseía, un secreto muy bien guardado, entonces Nick reúne a Daisy en su casa con Gatsby y el reencuentro entre ellos es casi casi poético, el amor que Gatsby le guardó a su ex novia que dejó de ver por cuatro años no hizo más que aumentar, junto con su riqueza, ella, Daisy, queda impresionada, se enamora, vuelven a salir de paseo, la invita a sus fiestas, le compra cosas, todo lo que ella ya tenía pero ahora envueltos en el apasionante manto del enamoramiento, y por un instante de felicidad, vuelven a ser jóvenes, a ser lo que siempre quisieron.

Después, la realidad cobra fuerza y Tom empieza a sospechar y sentir celos de Gatsby, primero por su fama y fortuna, que él desconoce su procedencia y porque es muy “conocido” entre la alta sociedad, bueno, al menos sus fiestas lo son, después, porque nota que su esposa le presta más atención, salen muy a menudo y está cada vez entusiasmada… Tom sospecha más, le molesta.

Recordemos que Tom es un mujeriego y él tiene a otra mujer en NY, que también está casada pero su esposo le aburre mucho, y cada que ve a Tom, se entusiasma, como Daisy con Gatsby.

Ahora, hasta esta parte de infidelidades le voy a parar, para no serle infiel al libro, ni a ustedes, queridas Galletas lectoras, lo que viene es la parte metafórica, el retrato fiel a la sociedad está desde el inicio pero su comportamiento lo vivimos a través de conceptos, a mí me dejó una sensación de vacío, de tristeza, de melancolía…

Pasé por un bloqueo lector, hace mucho, bueno, hace algunos meses, que leí este libro y no pude hablar de él, sentía el peso del ¿¡pero cómo…!?, sentí la soledad, la falta de calidez por parte de la sociedad, el exceso de interé$, la continuación de la vida pero con grandes pérdidas morales…

Hasta hoy, Miércoles 10 de Junio es cuando me siento a escribir la reseña, a desahogarme de esta lectura, a revivirla…


Apelé a mi memoria, no quise como tal releer todo el libro (como con otros que sí me han dado muchas ganas de releerlos: El complot mongol, La hora sin diosas), precisamente porque no me gustó el vacío que experimenté con la decisión de tal personaje de dejar, así como se deja un pañuelo usado a….

Lo que sí es que lo consulté, tanto el prólogo de Abdul C. Bornio, que escribió para Editores Mexicanos Unidos, colección: Grandes de la Literatura, que es el ejemplar que tengo y claro, de las frases que subrayé y ya anoté en mi libreta de frases, no todas, sólo las necesarias para recordar la obra, y también me leí algunos párrafos iniciales, para que los personajes se re-introducieran a mí, estas partes las leí y el deleite de la prosa de Scott Fitzgerald vuelve a sentirse de-li-cio-sa.

Ya me voy porque un amigo me ha pedido consejo y tengo que dar el mejor, leeré su caso y después, la tarea 🙂 (ehm sí, me gustan las clases en línea por cierto y las presenciales, también.)


Con amor y cariño:
#LaGalleta Libros y Café
#🍪📚☕

P.D. Les dejo una pregunta que me ha surgido:

En estos nuevos locos años 20’s, ¿Qué aspectos morales se están quedando atrás?



]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s