Uncategorized

Bloqueo creativo y mis reflexiones acerca del covid en mi ciudad

Hace unos días me di un respiro ya que me sentía abrumada y saturada con tantas actividades qué hacer en línea, siempre es bueno desconectarse de vez en cuando, un rato para centrarnos en el presente, en nosotros mismos.

Tenía que permitirme dejar salir todo el estrés que acumulé, sobre todo por la universidad en línea, ya saben que al final todo se junta, exámenes, trabajos finales, proyectos… tanto en línea como presencial siempre me han estresado, y más al final de trimestre pero no sólo era el tema de la universidad, sino que también estoy teletrabajando, eso sí, amo mi trabajo, que se puede hacer desde casa o en oficina, y es lo que estudié, de Ingeniería Electrónica, ahí lo que me estresó es que dejé un par de asuntos pendientes para darle más énfasis a la universidad, no me gusta la sensación de que los trabajos se acumulen y acumulen, no me es productivo.

También decidí dejar de subir vídeos en Youtube por un tiempo, mientras acabaran los trabajos finales, exámenes… me concentré mucho en la escuela, cuando acabó me fue un tanto difícil retomar mis actividades ya que estaba llena de estrés.


Me sentía cansada, algo aburrida, lo identifiqué, me dije que eso no era normal en mí pero aún así me lo permití sentir, sólo por el plazo de una semana, que se alargó como a dos pero ya salí de ese hoyo emocional, ahora me siento muy fresca para retomar la escritura, que me hechiza.

Anuncios


Permitirte sentir mal pero darte un plazo para ello es parte de racionalizar los sentimientos, de eso es algo que deberíamos platicar más, de la inteligencia emocional.

Estuve de turista por mi propia ciudad, con las medidas necesarias, me permití conocerla mejor pero sobre todo, disfrutarla, estar en sus mejores lugares, descubrir los nuevos negocios de cafeterías y librerías que a pesar del covid se han instalado, ¡eso me ha dado tanto gusto!
Recorrí sus calles sin prisa, sólo paseando, disfrutando el poder caminar y estar bajo su cielo siempre azul, encontrar detalles en su arquitectura colonial y pintoresca, sentir la calma con que la ciudad respira, me hizo saber que todo estaría bien, que sólo necesitaba un respiro para mí.

Mientras caminaba, vi a lo lejos un ángel, plateado, sonriente, que caminaba hacia mi dirección, me paré, aprecié a aquella criatura que se acercaba a las personas, les daba algo, y les agradecía, cuando llegó a la chava que estaba cerca de mi, cargando a su hermoso gatito, pude ver que eran paletas, cuando me ofreció una, no solo era la paleta lo que me daba, sino que tenía en rollito, una frase ¡cómo me encantan las frases al azar!

Así nació mi nombre.


El ángel estuvo regalando muchas sonrisas y paletas y frases a las personas que se encontraban en su camino, continúo hasta que la perdí de vista y sentí feo, sentí que necesitaba ir detrás para seguir admirando lo que hacía.
Cuando la encontré, estaba entre las personas que hacía fila para entrar al ATM del parque, avancé hacia ella y ella hacia la subida a San Francisco, ahí la intercepté, pregunté si le podía tomar una foto, ella, muy amable, aceptó.

Le pregunté por qué obsequiaba paletas, – porque quiero darle algo a la gente, en medio de toda esta situación, algo que los haga felices, aunque sea pequeño.– fue su respuesta.

Anuncios


En la pequeña ciudad, como supongo en varias otras, se sentía ese clima de tristeza, ese apagón que conlleva la incertidumbre, se sentía esa falta de risas, de alegrías por parte de los niños que van al parque e imaginan estar en Marte, de los ancianitos que salen a bailar con su pareja, con quien llevan toda una vida juntos, con quien han creado una maravillosa y basta familia, se extrañaba al organillero, a los novios disfrutando su helado, y de sus miradas, a los cuentistas ampliando la imaginación de los pequeños y ellos recordando lo qué es ser niño, a las amigas que se quedan de ver en el kiosko para platicar de moda y otras chunches, a las comadres que van a platicar rodeadas de naturaleza de sus hijos, a quienes iban en familia a alimentar a las palomas, a chicos y grandes emocionados de ver una ardilla trepando su árbol, a quienes vienen de fuera, a quienes viven su propia ciudad, al poeta que en busca de inspiración, no tienen problema de estar sentados sólo a la banca, a los intelectuales que se reúnen en el café, al señor que vende algodones de colores, a los señores de los carritos de helados… rehiletes que giran y giran y todo es armonía de colores, eso es lo que se extrañaba en la ciudad, ese movimiento, ese girar, esa vida de las diversas personas que aquí habitamos.

Ese ángel nos recordó que esta mala situación es sólo temporal, eso sí, dolorosa, pero que al final, la alegría y aquellos que nos hace humanos y que nos impulsa a ser mejores personas cada día, esa aspiración “divina”, a ser como ella, un ángel, nunca morirá.

Le agradezco haberme hecho el día, y creo que puedo hablar por todos quienes tuvimos la fortuna de haberla visto de agradecer por habernos recordado nuestra esencia.


Creo que mi ciudad es muy bonita, y que hay veces en que por las prisas pasamos en la calle, no nos damos cuenta de lo que tenemos, de los negocios familiares, de los nuevos, de los que se van, de los que se remodelan, de las nuevas personas que llegan o de quienes se mudan, a veces recuerdo que la ciudad estaba adoptando un estilo de vida vertiginoso, que ya cada quien iba en su onda de avanzar y avanzar a pasos que no se pueden dar, que no es nuestra facultad como nos lo han hecho creer, a veces recuerdo haber visto a la gente jadeando porque de tan prisa que iban ya no podían respirar, a veces recuerdo a la gente ser tan indiferente, tan mal educada, recuerdo, a veces, a la gente prefiriendo ir a comprar a las grandes tiendas en lugar de a las pequeñas y pintorescas que le dan el alma a la ciudad, a veces recuerdo a la gente tan frustrada consigo misma por el tráfico que aquí se hace, que todo era un caos ya, y que ese era el nuevo estilo de vida en la ciudad, el acelerar sin sentido.

Esta situación del covid nos ha enseñado lo muy pequeños e insignificantes que somos, porque a comparación de antes que creíamos que por tener dinero lo teníamos todo, y ese todo era cosas vistosas para presumir a los demás, fama, likes, antes nos creíamos en la cima de la evolución humana, casi casi dioses, pero olvidándolos al mismo tiempo.

Anuncios



Ahora, nos hemos dado cuenta que el dinero no lo es todo, que no tiene mucho sentido tenerlo si no lo invertimos en nuestra salud, en alimentación verdadera en lugar de comida chatarra, que de nada sirven los likes si afuera todo está podrido, que no somos y estamos lejos de ser dioses, que la ciencia es lo único que tenemos como camino a un destino con menos incertidumbre y que muy poco caso se la ha hecho.

  • Espero que esta situación nos ayude a dejar atrás malos hábitos, a entender, comprender y retener lo que es importante, a conservar lo bueno de nosotros, como mostrar cariño, espero nos haga entender el valor de abrazar, de saludar de beso no porque sí, sin sentir nada por esa persona, en esa caso mejor de lejitos pero para quienes uno ama, espero se valore más.
  • También me gustaría escribir acerca de lo bonito de esta forma de comunicación, del apoyo de la tecnología en nuestra vidas y que para darle un uso eficiente, uno debe estar bien consigo mismo, para transmitir, compartir ideas, proyectos, sueños, metas, esperanzas, para hacernos una mejor sociedad, que su uso eficiente no consiste en ventilarse uno mismo y compartirlo todo, sino sólo lo que aporte valor.

Con amor y cariño al presente y futuro:
LaGalleta Libros y Café
#🍪📚☕

libros

No juzgues a un libro por su portada — booktag (Guion)

¡Qué onda mis 🍪 Galletas Riquísimas, Deliciosas y Crujientes! 🍪 😀
¿Qué tal su verano, han leído más?
Yo sí y se siente bien rico, hacer lo que más le gusta a uno, con esto de estar en casa nos hemos ahorrado mucho tiempo de viajar a la escuela, y esos ahorros de tiempo me reditúan en muchísimo más tiempo para leer 😀
Es importante que en esta cuarentena no desperdicien su tiempo, en una entrada más abajo les propongo 10 hábitos sanos y positivos que pueden desarrollar desde casa 😉
Hay muchísimos más que ahí no detallé pero planeo hacerlo a corto plazo.


Vallamos a las consignas del booktag No juzgues a un libro por su portada en el que fui nominada gracias a Cece La Calavera Intelectual 💀👓
Link al booktag de mi estimada amiga Cece: https://www.youtube.com/watch?v=zcIE36NamQU

Anuncios

1.- Libro cuya historia no coincida con la portada

El complot mongol, que es una novela negra mexicana, ¿Qué tiene que ver un café? A pesar de eso, la amo, amo su lectura y me gusta mucho su portada, cuando lo lean podrán decirme si sí checa o no esta portada.


2.- Libro que amas pero cuya portada odias

Uno que también habla de una pandemia, de entrar en cuarentena, sólo que aquella vez fue causado por las ratas… La Peste, de Albert Camus, lo leí en esta edición, uno de los tantos libros que me obsequió Don Sergio, tenía una portada que me causaba mucha repugnancia, tanto que se la quité, ya no la tengo para mostrárselas, pero aparece en este vídeo.
Amé esta novela ya que aborda en el sentido filosófico nuestra existencia, con esta novela lloré.

Anuncios


3.- Libro que odias pero cuya portada ames:
P.S. I still love you de Jenny Hann que aclaro, no lo odio, sino que a pesar de que Lara Jean enfrentaba problemas mayores en esta historia, en donde ella se desenvolvía más, ya no me llamó tanto la atención la saga como para continuar con el tercero, así que lo más cercano a lo que se propone la consigna sería éste, ya que me encantan estas portadas, hasta los tengo en portada gruesa.


4.- Libro qué pensaste que no te gustaría pero que sí te terminó gustando:

No había leído nada de No ficción, periodismo económico hasta que me enteré que Cuentos chinos lo habían recomendado para debatir en la facultad de filosofía, eso llamó mi curiosidad y al leer la contraportada no estaba segura de si leerlo o no, le di, más bien, me di una oportunidad, me encantó, en cuanto supe que el autor, Andrés Oppenheimer había sacado su nuevo libro, lo compré enseguida. Ya que es sinónimo de calidad.


5.- Giro en la trama que no viste venir
Uff, eso pasó con Matemáticas para las hadas, me causó tanto impacto saber lo podrido que tenía su corazón un personaje, que sentí asco, no quiero detallar más en la historia porque quiero hacerles su reseña.


6.- Cliché que odio pero que en algún momento me llegó a gustar

En su momento me pareció muy loco que a Lara Jean le gustara el novio de su hermana, ahora, estos clichés en donde hay incesto, por decirlo así, me parecen francamente aburridos, el típico cliché para darle “intensidad” a la novela.


7.- Libro que amaste de un género que no sueles leer
No suelo leer libros de superación personal en la salud pero hace un tiempo estuve leyendo Alimenta tu cerebro en donde el Dr. David Perlmutter nos explica cómo el aparato digestivo está conectado con las hormonas y la importancia de tener todas las fuentes por donde suministramos energía al cerebro bien alimentadas.


8.- Libro de tu tbr* que te puede sorprender
Tengo altas expectativas para una novela epistolar, que si bien ya he leído novelas así, como Frankenstein, Orgullo y Prejuicio, creo que me va a sorprender sobremanera 84, Charing Cross Road, porque a través de las cartas, aquella manera tan paciente y bonita de enviar mensajes, conoceré los gustos, placeres, y sobre todo, extravagancias de una loca lunática amante de los libros, como yo.


9.- Autor con bajas expectativas pero que al final te sorprendió:
No es que tuviera bajas expectativas por el autor en sí, sino más bien por la historia PERO conforme la iba leyendo y de paso me enteré que él, Chuck Palahniuk tenía una novela llevada a la pantalla grande y que yo ni sabía que era libro pero que me gustó mucho: El club de la pelea, me mega sorprendió mi lectura.
Si estás buscando libros eróticos aparte de los ya “clásicos” 50 sombras de Grey, tienes que conseguir éste, que está en otro nivel: Eres Hermosa

Anuncios


¡Gracias por leerme Galletas!, siéntanse libres de hacer esta linda retrospectiva a sus libros, sobre todo a sus portadas y lo que sintieron por ellas, también la retroalimentación, aquí en comentarios o si gustan esperar el vídeo en Youtube.

Aquí en mi pequeña ciudad ya llueve, estaré leyendo un ratooote 🙂
¡Les envío un Gran Abrazo, Bonita tarde!

*tbr = to be read: libros que ya seleccionaste por leer dentro de pocos días.


💌Atte:
LaGalleta Libros y Café
#🍪📚☕

libros

La Piel de Zapa por Honoré de Balzac (frases)

Es la mejor novela que he leído hasta el momento y a cada ratito, afortunadamente me encuentra el lujo de frases a través de sus páginas, son muchas y por eso he decidido escribirlas aquí, en lugar de en mi libretita de frases, ya que hay páginas enteras en donde las frases se desbordan, derrochan lujo, haciendo de esta obra una completa joya literaria.

Encontrarás muchas frases aquí Galletas, vienen de una grandiosa/decadente novela filosófica así que si las quieren utilizar tengan cuidado, lean el libro para que entiendan su contexto ya que sin éste, las frases pueden resultar aún más peligrosas, ya que se desconoce su origen, y su intención.

Ojo, esto es una advertencia, usen las frases sólo cuando entiendan su contexto global y particular, entiéndase: cuando lean el libro.

Las estaré anotando aquí porque, reitero, en mi pequeña libreta de frases no cabrían y para motivarlos a que lo lean, a que vivan esta lujosa borrachera intelectual existencial 📖.

Frases que subrayé de la
PRIMERA PARTE

EL TALISMÁN

  • “…El hombre se consume por actos instintivamente realizados que secan las fuentes de su existencia; dos verbos expresan todas las formas que envuelven estas dos causas de muerte: QUERER y PODER. Entre estos dos factores de la actividad humana hay otra fórmula de la que se apoderan los sabios y a la que debo la suerte de mi longevidad. Querer nos abrasa y poder nos destruye; pero SABER deja nuestra débil contextura en estado de perpetua calma. Así, el deseo o el querer han muerto en mí, asesinados por el pensamiento; y la actividad o el poder se han resuelto por el juego normal de mis órganos. En una palabra, he situado mi vida, no en el corazón, demasiado frágil, ni en los sentidos, capaces de embotarse, sino en el cerebro que no se consume y sobrevive a todo.

    Ningún exceso ha desgastado mi alma ni mi cuerpo, pero conozco el mundo entero. Mis pies han hollado las más altas montañas de Asia y América, he aprendido todos los idiomas humanos y he habitado bajo toda clase de regímenes; tengo dado dinero en préstamo a un chino, que me entregó como ofrenda el cuerpo de su padre; dormí en la tienda de un árabe, confiando en su palabra; he firmado contratos en todas las capitales europeas; en alguna ocasión dejé sin temor mi oro en el wigwam de los salvajes y, por último, lo tuve todo porque supe despreciarlo todo.

    Mi única ambición ha sido la de ver, puesto que ver equivale a saber. Y saber, ¿no es lo mismo que gozar instintivamente? ¿No es llegar a la sustancia misma del hecho y apoderarse de ella en esencia? ¿Qué queda, al fin, de una posesión material? Una idea. Considere, pues, cuán bella debe ser la vida de un hombre que, pudiendo estampar todas las realidades en su pensamiento, lleva en el alma las fuentes de la felicidad y extrae de ella mil voluptuosidades sublimes, exentas de las ponzoñas de la tierra.

    El pensamiento es la llave de todos los tesoros; suministra el goce del ávaro, pero libre de sinsabores; por eso me he elevado sobre el mundo, haciendo que mis placeres resulten goces intelectuales. Mis excesos se limitaban a la contemplación del mar, de los pueblos, bosques y montañas. Lo he visto todo, pero tranquilamente, sin fatigarme. Jamás he deseado nada, por esperarlo todo; me he paseado por el universo como por el jardín de una mansión que me perteneciese. Lo que los hombres llaman contrariedades, amores, ambiciones, ambiciones, disgustos o tristezas son para mí ideas que transformo en sueños; en vez de sufrirlas, las expreso, las interpreto; en lugar de permitir que me devoren la vida, las dramatizo, les proporciono un desarrollo y me distraigo con ellas, cual si fueran novelas que pudiese leer mediante una visión interior.

    Como nunca he cansado mi organismo, disfruto de una salud robusta y mi alma, que conserva toda la energía por mí heredada, me permite disfrutar de una cabeza mejor provista aún de lo que está mi tienda ¡Aquí -añadió, golpeándose la frente-, aquí están los verdadedor millones!
    Paso dias deliciosos, dirigiendo una mirada inteligente a lo pasado, evoco países enteros, cuidades, océanos y figuras históricamente hermosas! Tengo un magnífico harén imaginario en el que poseo todas las maravillosas mujeres que jamás he conseguido. A menudo contemplo vuestras guerras, vuestras revoluciones y las juzgo: ¡Ay!¿Cómo preferís la admiración febril y superficial por alguna carne sonrosada o por algunas carnes más o menos mórbidas; cómo preferís todos los desastres de vuestras voluntades sujetas a engaño, a la facultad sublime de hacer comparecer ante uno mismo todo el universo, al placer inmenso del actuar sin sentirse ligado por las trabas del espacio y del tiempo, al placer de abarcarlo todo, de ver el mundo sin excepciones, de asomarse al borde de la tierra para inquirir algo sobre los demás planetas, para escuchar a Dios?

    Ahí están reunidos el poder y el querer -dijo con voz vibrante, señalando la piel de zapa-. Ahí están vuestras ideas sociales, vuestros deseos desmesurados, vuestras intemperancias, las alegrías que os matan, los dolores que os obligan a vivir con exceso, ya que el dolor no es más que un placer pleno de violencia. ¿Quién podría determinar el punto entre la voluptuosidad se convierte en dolor y el momento en que éste continúa siendo un goce? Las luces más vivas del mundo ideal acarician la vista, al paso que las más suaves tinieblas la hieren siempre. La palabra SABIDURÍA ¿no procede de saber? ¿Qué es la locura sino un exceso de querer o de poder?…”
  • Durante esta aurora de la embriaguez, la conversación no salió aún de los límites de la urbanidad, pero, poco a poco, las burlas, los rasgos de ingenio, fueron escapándose de los labios; en seguida la calumnia fue levantando suavemente su cabeza de serpiente y lanzó su voz de flauta; aquí y allí, algún taimado escuchó atentamente con la esperanza de conservar su razón.
    El segundo plato hallaba a los espíritus ya del todo entonados. Se comía hablando y se probaban aquellos líquidos sin tomar en cuanta su abundancia; tan claros y perfumados eran y tan contagioso resultaba el ejemplo.

    Para animar a sus convidados, Taillefer hizo servir los terribles vinos del Ródano, el cálido Tokay y el añejo Rosellón, que tan fácilmente suelen subirse a la cabeza. Desbocados como los caballos de un coche correo que sale de una parada de posta, aquellos hombres, fustigados por el champaña, esperando con impaciencia, pero abundantemente servido, dejaron sueltos los espíritus en la inmensidad de esos razonamientos que nadie escucha, se pusieron a contar esas historias que no interesan y plantearon una y otra vez esas interpelaciones que suelen quedar sin respuesta. Sólo la orgía desplegó su gran voz, compuesta de cien clamores confusos que van aumentando como los crecendo de Rossini. Luego llegaron los brindis insidiosos, las fanfarronadas, los desafíos.

    Los invitados renunciaban a gloriarse de su capacidad intelectual para reivindicar la de los toneles, cubas y pipas. Cada uno parecía tener dos voces. Llegó un momento en que los amos hablaban todos a un tiempo mientras los criados sonreían. Pero aquella confusión de palabras en que las paradojas poco hábiles y las verdades grotescamente disfrazadas chocaban, en medio del vocerío, con juicios sin sentido, con chistes de mal gusto, y burdas necedades, como en el fragor del combate se cruzan las balas, granadas y metralla, habría interesado sin duda a un filósofo por lo descabellado de los pensamientos o sorprendido a algún político por la extravagancia de los sistemas.
    Aquello era al mismo tiempo un libro y un cuadro.
    Las filosofías, las religiones, las morales -tan distintas de una a otra latitud-, los gobiernos y, en resumen, todas las geniales manifestaciones de la inteligencia humana cayeron bajo una guadaña tan larga como la del Tiempo y quizás hubiera costado trabajo decidir si estaba manejada por una Cordura ebria o por una Borrachera cuerda y suspicaz.

    Arrastrados como por una tempestad, aquellos espíritus intentaban conmover todas las leyes en que se asientan todas las civilizaciones, igual que un mar agitado al lanzar su furia contra los acantilados de la costa satisfaciendo así, sin saberlo, la voluntad de Dios que deja en la Naturaleza el bien y el mal, y guarda para sí solo el secreto de la lucha perpetua entre ambos.

    Furiosa y burlesca, la discusión llegó a ser, en cierto modo, un aquelarre de inteligencias. Entre las bromas impregnadas de tristeza de aquellos hijos de la Revolución con motivo del nacimiento de un periódico y la ocurrencia de los alegres bebedores para celebrar la aparición de Gargantúa, mediaba todo el abismo que separa el siglo XIX del XVI. Éste prepara la destrucción entre sonrisas, aquél lanza sus carcajadas en medio de las ruinas.

Pero resumamos este amplii panorama de la civilización.
Las naciones tuvieron de la fuerza en los tiempos primitivos un concepto material, unitario, grosero; mas tarde, a medida que se fueron agrupando entre sí, precedieron los gobiernos a segregaciones más o manos hábiles del primitivo poder. Así, desde la más remota antigüedad, la fuerza residió en la teocracia; el clero sostenía a un tiempo la espada y el incensario; pasado el tiempo hubo dos sacerdocios: el Pontífice y el Rey. Hoy nuestra sociedad, última fase de la civilización, tiene distribuido el poder de acuerdo con sus actividades y hemos llegado a esas fuerzas que denominamos industria, pensamiento, dinero, palabra.
El poder, carente de unidad, marcha sin tregua hacia una disolución social que no encuentra más valía que el interés. Por eso no nos apoyamos en la religión ni en la fuerza material, sino únicamente en la inteligencia.
¿Equivale el libro a la espada? ¿Tiene la controversia igual valor que la acción? He aquí el problema.

-La inteligencia lo ha matado todo -exclamó el carlista-. La libertad absoluta lleva a las naciones al suicidio. Los paises se aburren con el triunfo, como los ingleses millonarios.

-¡Valiente novedad nos contáis! Habéis ridiculizado todos los poderes, lo cual resulta tan vulgar como negar a Dios. No tenéis ya convicciones. ¡Vivimos en un siglo enfangado en el libertinaje, como un viejo sultán!

Uncategorized

10 cosas que hacer en casa

Hola Galletotas Ríquisimas y Deliciosas!

Hace un tiempo platiqué con un par de amigos de la universidad, me comentaban que estar encerrados por tanto tiempo les era tedioso, que estaban muy aburridos, no sabían qué hacer con su tiempo.

Admito que me sorprendió mucho su postura ya que no me he sentido aburrida y a pesar de que varias actividades se han suspendido y que uno podría pensar que tenemos más tiempo, creo que a mí me ha pasado que quisiera tener un poquito más, y es que para nada me he sentido aburrida o no saber qué hacer en casa.

Por lo que hoy les comparto 10 hábitos que hago en casa y que me resultan productivos, me mantienen ágil y espero motivarlos a que hagan un uso eficiente de su tiempo.

Anuncios

1

Antes de entrar en cuarentena ya tenía el hábito de escribir, de manera terapéutica, esto es, cada que sentía frustración, estrés, ansiedad, cada que ya estaba mal, escribía en un diario personal mi situación, mis emociones y sentimientos al respecto, y de pronto ya escribía mucho que se iba marcando el camino a la solución…

Al final de la escritura, me sentía mucho mejor, más enfocada, con esperanza y sí, las cosas, cuando la mente está ya más tranquila, se empiezan a observar desde un ángulo distinto, se empiezan a aclarar y la vida calma continua, retoma y renueva su sentido.

Ahora escribo y lo comparto, escribo porque me nace, ya sean cosas buenas o no tanto, y me ha nacido a raíz de que leo, he llegado a un punto en el que leer sin escribir acerca de lo que leo es como no haber leído + otro nivel un poquito más allá, ya que cada día la escritura me llama a sentarme en mi moderna máquina de escribir, una Dell Inspiron, y aquí estoy 🙂

2

Creo que este hábito tuvo que haber estado en el primer apartado, pero bueno, creo que muchos de ustedes saben que tengo desde hace añísimos arraigado el hábito de la lectura, por lo que en esta cuarentena no lo he desarrollado tanto como el anterior y por eso aquél lo puse primero.

Pero LEAN, en verdad lean, si les suena aburrido es porque o no tienen desarrollada la comprensión lectora o debido a que no han encontrado un libro apto para ustedes, en este periodo pueden encontrar muchos ¡en su propia casa! sólo es darse a la tarea de buscarlos, ¡y miren dónde: en Internet (hay muchos e-Books muy buenos, algunos gratis y otros demasiado baratos como para ser real, ¡lo cual es sorprendente!) y en su propio estantero, el de sus papás o hermanos, el estantero de la familia en general! De seguro no te habías dado cuenta que tienes ahí a Jean Paul Sartre :O

Saben algunos libros físicos que he leído no los he comprado, me los he robado :O ¡ahaha no se crean, es broma! he ido a la biblioteca, para lo cual tengo mi linda credencial, se los recomiendo que vallan a la Vasconcelos si están en la CDMX o a la biblioteca de su comunidad cuando se pueda, otros los he pedido prestados y sí los he devuelto eh? Pregúntenle a Mariana, mi ex compañera de trabajo, si le devolví su primera edición de tal libro de Gabriel García Márquez. Pregunten entre sus familiares y personas cercanas si les podrían prestar uno.

Aquí se trata de crear un buen hábito, el de la lectura, ya sea que los compres a través del portal de Librerías Gandhi, El Sótano, El Péndulo, La Casa del Libro, Amazon, Mercado Libre, encargos en Librerías de Viejo, ya sea que busques y encuentres uno en casita, de seguro uno te ha llamado la atención pero “porque no tenías tiempo” no le habías echado una hojeada, una miradita o que pidas uno prestado a un familiar o amigo, o de plano, leer e-books y si es así, por favor, ten en cuenta 2 cosas:

1.- Que no todos los libros consagrados están en este formato aún, puede que no te llamen tanto la atención y

2.- que no sean simples PDFs gratuitos, ya que el trabajo está hecho con mucho esfuerzo y amor, al autor le costó, en estos casos, lo menos que podemos hacer es pagar con honestidad lo que cuesta que como dije más arriba, son extremadamente baratos PERO, si te avientas por este tipo de lectura, RECOMIENDO que inviertas en un lector electrónico 🙂 PRIMERO.

Anuncios

3

Creo que siempre debemos renovarnos, desde hace mucho tiempo antes de la cuarentena había querido tomar cursos que fortalecieran mi conocimiento pero por falta de recursos no lo hice, AHORA, dichos cursos en distintas plataformas como Udemy, Domestik, Linked-In han bajado DEMASIADO, en verdad demasiado sus $, estoy aprovechando estas ofertas ya que ojo, los precios no se quedarán así de baratos todo el tiempo, OJO, ve, encuentra un curso del tema que más te llena, que más necesites mejorar y aprovecha estas ofertas.

4

¡El clásico que no podía faltar!

Hacer ejercicio.

¡Y la clásica excusa para no hacerlo!

“No tengo tiempo”

En serio te recomiendo que te establezcas mover tu cuerpo mínimo 30 minutos en algún ejercicio básico, estirarte, respirar, pon un vídeo en Youtube de ejercicios para principiantes, el límite son tus excusas.

No te limites.

5

Con “tanto tiempo de sobra” podrás pensar que dejar todo para después está bien pero, si te creas esta falsa ilusión desembocará en un mal hábito.

Planea aunque sea una actividad principal durante el día, determina una hora para ello y ¡desarróllala! como yo ahora mismo, me propuse que al despertar, tengo que levantarme, estirarme, ir al baño (no detallaré en las varias actividades que ahí se hacen) dar el desayuno a mi gatito, cambiarle su arenita, lavar los trastes, hacer ejercicio mientras escucho en Youtube música para work out, bañarme, proteger mi piel del sol con bloqueador solar y humectar mi piel con crema, mientras se absorben, escribo esto y después a comer, llegando tengo el plan de crear un vídeo para mi canal de Youtube en donde les recomendaré tres libros, dos de los cuales son como anillo al dedo para los bibliómanos :3

Si no tienes este hábito no es urgente que ahora mimo tengas una agenda, lo puedes planear desde Google Calendars o en una libretita 😉

Recuerda: Actividad principal del día + hora aproximada para su realización + tiempo de dedicación.

6

Beber agua

Hace unos días sentía mi piel rasposa, seca, reseca más bien, y eso que usaba la crema humectante y el bloqueador y que no me exponía al sol pero el problema, bueno la sensación de resequedad aumentó mucho que ya ni la crema pudo hacer nada, la noté muy seca, estaba literal, muy desgastada, mi hermana me preguntó cuánta agua bebía y no supe, no era algo a lo que le prestara atención, me dio el buen consejo de tener conmigo una cantimplora, garrafa de un litro e ir bebiendo a lo largo del día de ahí, llenarla para tener en claro la medida que iba consumiendo, cuando me di cuenta de que no sabía cuánta agua tomaba al día ni recordaba qué ocasión de ese día lo había hecho comprendí que arrastraba un mal hábito.

Cuando rentaba un cuarto en la CDMX, mi cuarto estaba hasta el segundo piso y cargar un garrafón de 20 l de agua, de la tienda al zagúan me era prácticamente imposible, ni con diablito ni girándolo ni nada.

Entonces compré por mucho tiempo agua de la purificadora que estaba muy cerquita de donde rentaba y uno de los chavos que ahí atendía me llevaba el agua hasta mi cuartito.

Digamos que el problema de cargar los 20 l estaba solucionado, y por mucho tiempo bebí de esa agua que tenía un saborcito extraño pero por el costo taaan accesible no me dí cuemta sino después de mucho tiempo, cuando me sentía por las tardes muy cansada, y eso que soy una persona que no suele comer chatarra y hago ejercicio regular.
El cansancio llegó a tal punto que se incrementaba al poco rato de beber de aquellos garrafones.

Anuncios

Bien dice el dicho que lo barato sale caro.

El agua no estaba bien tratada, era como tomar agua de la llave y saben que tiene bacterias, metales, suciedad, que estaban en mi cuerpo haciendo que me cansara por nada.

Dejé de comprar agua de la purificadora y empecé a comprar en la tiendita de la cuadra los garrafoncitos de 10 l, con esos sí podía pero a duras penas eh? porque llevaba cargando la mochila, había que maniobrar con las llaves para entrar pero bueno, a lo que voy es que comprar en pequeño ¡también sale caro! entonces disminuí mi consumo de agua por mucho tiempo, para “ahorrar” porque no quería que se me acabara rápido el agua por la cargada y por el dinero, ¡ay! ahorita de escribir esto me dio sed xD, lo bueno tengo a mi lado mi garrafa azul eléctrico.

Mi familia ya se había dado cuenta de mi bajo consumo de agua y ya me habían dicho que le hiciera como mi hermana, que llevara una medida con una garrafa, me compraron una ¡pero a mí me daba tanta flojera!
Ahora creo que es SÚPER necesario tener siempre contigo, o lo más que se pueda, una garrafa para así beber constantemente y llevar un registro, estar consciente de que cuando te de sed, ahí ya está el agua.

Recuerda nuestro porcentaje de composición de agua del que estamos formados.

Y si tienes mascotas, ellos también están altamente compuestos de agua, así que asegurate que tengan siempre acceso a agua limpia y fresca.

No tiene porqué ser la super garrafa de moda ultra cara, sólo debes tener noción de cuántos ml es su capacidad, rellenarla toda cada que se acabe y tenerla a la mano para que te hidrates continuamente.

Miren que a partir de ahí la piel no se ha quejado, ya no siento esa deshidratación, que era lo que sufría en la piel del rostro.

Muchos no se dan cuenta de las desventajas, pero vivir solo como estudiante no es sólo diversión a tu ritmo, al menos para mí no lo fue, por eso:

¡Qué bueno es estar en casa!

Aunque claro, también tenía sus ventajas pero son menos que cuando vives sólo ya con ingresos suficientes 🙂

7

En este periodo que nos han dado, en este tiempo de estar en casa, ¡haz que tu espacio sea agradable!

En lo personal solía acumular cosas, muchas, pero también quiero nuevas y tan sólo de pensar en dónde las pondré me frustra, por lo que saca ya todo lo viejo que no te sea útil, ya sea que lo empaques y deposites en la basura, lo que ya lo sea, lo regales, lo vendas, lo que sea pero deja ir lo pasado, mi closet está lleno y por algún motivo, muchas veces me dije: “No tengo nada que ponerme” o sentía que me hacían falta cosas pero mi cuarto estaba saturado, ya he sacado ropa que no me pondré jamás y con más razón porque, como mencioné antes, de tomar cursos, estoy tomando uno acerca de imagen, de vestimenta, colores que me favorecen a mi tipo de piel, estilo de ropa, y estoy renovando mi guaradarropa con prendas básicas, que son armoniosas para combinar, colores neutros, prendas de calidad, no importa que mi closet se vea reducido en prendas siempre y cuando aumente su calidad, me he decidido por tres tonos y uno de ellos es el negro. ¡Me encanta como me siento en ese color!

Así que limpia, desiste de cosas que ya no ocupas, que quitan energía a tu espacio, tienes que vivir con cosas de acuerdo a tu época.

Claro que puedes conservar algunas, pero sé consiente de que serán poquísimas, para vivir un presente mejor.

A mí me pasa que se me hace muy difícl tirar las libretas que contienen los pauntes de aquellas materias en donde tanto me esmeré, las iba a tirar el otro día pero me ví a mi misma, en 10 años o más, regresando a mi cajón al lado izquiero, abriéndolo con calma y tomando mis libretas, diciendo: “estas libretas las conservo de cuando era estudiante, me tomé muy en serio la materia, mira qué detalles anexaba! están tan cuidaddas”, y que me hagan “regresar” a cuando tomé Circuitos Electrónicos II o Probabilidad y Estadística, siento que fueron de mis mejores épocas como estudiante.

Anuncios

Tirarlas me da mucha pena, pero ya pasó, y necesito el espacio en mis cajones para guardar lo nuevo, lo útil en mi presente, porque no me gusta tenerlo todo sobre el escritorio, muy poco espacio, se ve muy desordenado, hay muchas cosas que ver y eso me confunde, me hace sentir trashy, en lugar de una persona enfocada.

Entonces saca ropa vieja, o no tan vieja pero que ya no te quede, tus libretas, algunos accesorios, revisa lo que tienes para que no lo vuelvas a comprar.

Limpia, depura, redecora: encuentra tu nuevo estilo.

8

Ya que mucho se hace en la computadora, tienes que hacer lo mismo que en el paso 7 pero ahora con tus dispositivos electrónicos.

Elimina aquellos memes que ni siquiera descargaste tú, elimina todo aquello que se baja de WhatsApp o Telegram y que no sirve, tus archivos en la compu, crea carpetas organizadas, y también, depura tus perfiles de gentes que en verdad no sigues, con la que ya no hablas en persona ni redes sociales, lo recomiendo hacer ampliamente ya que tengas un espacio físico depurado y agradable.

Anuncios

9

Cuando vallas a comprar ropa, como yo que les comenté estoy renovando mi guardarropas, compara los precios en varias tiendas, tanto en línea como en tiendas físicas, no te dejes guiar por el impulso, bueno, oki, una o dos veces sí, más no.

10

Busca una manera de tener ahorros, no te acabes todo en ropa, videojuegos, cosas para remodelar la casa, siempre es bueno tener un ahorro y un para qué, de preferencia positivo.

No recomiendo mucho que pienses en ahorra por algún motivo malo como: que la economía va a estar mal, por si alguna emergencia, por si te quedas sin empleo, no lo inicies desde ese punto de vista, créate un sueño, y ahorra por él hasta que tengas los recursos más que suficientes para hacerlos una meta, en el proceso se te va a ir más de lo que habías considerado eh? en segundo lugar, si llega a suceder uno de aquellos trágicos acontecimientos por los que la gente suele ahorrar, que esperemos a ti no te pase, podrás tomar un poco de ese ahorro hecho con esperanza.

¡Si tienen más consejos que anexar siéntanse libres de comentarlos!

(Los quiero, una brazo enorme cargado de una sonrisa 😀 )

Atte:
LaGalleta Libros y Cafe

#🍪📚☕

Anuncios