blog

Equivócate más

Ayer vi un video reflexivo. Ahora, con el tiempo que tenemos de más ya no sólo se ven videos para entretenerse sino para ir niveles un poquito más abajo, más profundos, con mayor contenido del corazón, para reflexionar y saber que hay personas que piensan y lo comparten, y aunque suene irónico, ir más y más abajito, en la mente nos humaniza más, hace que valga la pena nuestro ostentoso título de “Sapiens”.

En este caso no me había puesto a pensar en que equivocarnos más, soltarnos más, mejor dicho, es de lo mejor que podemos hacer, en lugar de ir por la vida todos apretaditos >.<, con temor a fallar.
No sé porque yo anduve así mucho tiempo, tal vez porque se premia siempre a la “perfección”, a la excelencia, por que esa es la meta y siempre todos YA quieren estar ahí y quienes te quieren, quieren que tú también estés ahí, YA

(CÓMPRELO YA!)

Anuncios

Pero este sentido de urgencia, de ya estar ahí en la cima, “en la perfección”, en dar los pasos que se suponen correctos, precisos y necesarios a veces sólo nos encarrilan por un camino que aparenta ser bien establecido, como ir a la escuela, sacar buenas notas para tener un buen trabajo que te permita comprarte y pagarte muchas cosas, como si la meta estuviera en la etapa laboral, o como si al llegar a determinado punto la felicidad del cielo se desbordara en nosotros.
No es así.

En la cuesta a la felicidad por ese camino bien trazado para nosotros por alguien más se le sufre un buen, ya que vamos viendo como mucho de lo que creíamos bien establecido a nuestro alrededor no fueron más que simples ilusiones, y también mucha apariencia, mucha hipocresía.
Y así nuestro impulso por tener esa felicidad se debilita más

Y entonces nos sentimos frustrados y enojados sin saberlo con los demás, pero sí que lo estamos con nosotros mismos y nuestro estrés interno, que poco a poco contribuye a hacernos en aquellas personas que nos echaron a perder (¡qué asco!), todo para quedar bien con los demás, para aparentar cierta calma, que todo va bien en nuestra subida hacia la cima, la supuesta felicidad, ese piquito en el top de la montaña, que casi toca el cielo, y que nosotros, como humanos, no somos taan capaces de llegar hasta ahí.

Anuncios

Pues bien, he dejado de creer en eso, en ese camino tan bien trazado y definido, antes me daba miedo salirme “por la tangente”, me daba cosa estar en situaciones que yo no pudiera controlar, pero no me daba cuenta que estaba siendo controlada por esos miedos.

Ese vídeo tan reflexivo que ví está en sintonía con mi actual modo de pensar, en que nadie tiene la verdad absoluta y todos andan en busca de la felicidad, pero muy pocos se la saben, que la felicidad no es llegar a un punto y fin, sino disfrutar el camino, crear nuevos, perderte un poco y respirar el aire fresco que esas nuevas situaciones te han traído, es tener control emocional para poder caminar, trotar, irte de bolita, VOLAR todos los caminos que la vida ofrece y de los cuales tu te quieras permitir.

Admito que sí se siente bien padre cuando te aceptan en el trabajo para el que te postulaste 😀 y te llenas de alegría y expectativas por muchos días, pero para mí, lo mejor de un trabajo son las personas con las que interactúas, recuerdo el mío y me encantaba, era como estar en el paraíso, me sentía tecnológicamente encantada, me encantaba mi oficina, mis deberes, mis colegas eran para mí como hackers, los admiro muchísimo, con su ejemplo le tomé mucho cariño a aprender más, a actualizarme, a ser como ellos, súper héroes.

✨Es en el día a día, en los pequeñitos detalles en donde la felicidad se encierra, ella está renuente a ir por el camino apretadito, ella es espontánea y literal, la felicidad está llena de vida, por eso digo que la felicidad está en el día a día.✨

Creo que para llevárnosla más relax en este mundo en donde tantos factores externos nos truenan los dedos cada vez más rápido hay que permitirnos equivocarnos, soltarnos un poco más, sin llegar a ser flojos y esperar a que los demás hagan todo pero sí tener una estrategia emocional para dejarnos llevar, para no actuar como olla exprés que acumula y acumula reproches y estrés y miedos que ni al caso sólo para aparentar que “estamos bien”.

Yo sé que el vídeo tiene un enfoque un tanto distinto, pero ahora sólo quiero escribir rápido, porque así, sin pensarlo tanto es como me place para este día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s