blog, libros

Novela de Ajedrez ~Reseña

Amiga, hoy vine a la lavandería, y estar aquí sin echar chisme de lavadero no es lo mismo. Sabes que te aprecio y valoro bastante.

Mientras esperaba a que estuviera lista la ropa, me puse a recordar e investigar (rápidamente) sobre Novela de Ajedrez, relato que leí hace unos meses, y que algunos detalles se me habían escapado días anteriores que me surgió la inquietud de hacerle su reseña cuanto antes, y aquí quiero plasmar lo que he recordado y mis interpretaciones.

Hay tres personajes principales:
Nuestro amigo, el narrador, quien como yo ahora a ustedes les cuento lo que él escribió, lo que recuerda de aquella vez que junto con su esposa y un conocido, viajó de Londres a Argentina, y en ese crucero, en ese barco también iba

El jugador de ajedrez, Campeón del mundo, rumbo al campeonato que se celebraría en Argentina,

y un señor callado, atento y amable, el Sr. B, así de misterioso es.

Anuncios

Reseña

Éste amigo, quien escribió este relato, es amable, humilde, comprensivo y curioso, le gusta saber acerca de las personas que destacan, comprobar si es cierto lo que se dice de ellas o no, en éste caso, el único famoso que iba en el barco era él jugador de Ajedrez, Mirko Czentovicz, de quien se decía era muy malo en todo lo que no fuera ajedrez y de mal humor, únicamente lograba destacar en éste deporte, y le surge la idea de jugar con él.

Una noche, él le pide a su esposa que jueguen ajedrez en el restaurante-bar-lobby del barco, lo que más te guste imaginar y ella acepta, ambos son aficionados, y pues están ahí, disfrutando de la vida en en transatlántico con una copita de vino, música suave, una partidita amena, cuando llega uno que otro curioso, aficionado al juego o sólo a socializar y pasar un buen ratito como ellos, los observan, situación que buscaba este amigo nuestro, el narrador, hasta que también llega el campeón, los observa y se va.

El amigo narrador se hace amigo de un pasajero, un señor gordito, que resulta ser millonario y el único en toda la tripulación que no sabía el campeón de ajedrez también iba en el barco, como está acostumbrado a darse de vez en cuando sus excéntricos lujitos quiere jugar personalmente con el campeón, pero él no acepta a menos que le paguen una suma considerable de $$, el amigo se desilusiona porque es mucho dinerito para él pero no para el millonario, quien paga la partida para después presumir que se dió el lujo de jugar con el campeón… bueno, como se da cuenta que el amigo narrador anda en todo le pide a él y los demás aficionados que van surgiendo que unan fuerzas y entre todos jueguen contra el campeón, éste acepta porque no los ve como competencia. Juegan, y está emocionante la partida pero dura muy poco, Mirko Czentovicz les da Jaque -Mate en muy poco tiempo… y los mira hacia abajo a todos, los desprecia, como decimos, los barre.

A nadie le parece esto, obviamente y el millonario quiere volver a jugar, ahora ya todos los involucrados están picados en el juego, y le echan más ganas a ésta segunda partida pero ahora también por desquitarse de cómo los trató el jugador de ajedrez, que ni atención le ponía a la partida, aumentando así su grosería para los aficionados.

Cuando están en una decisión crucial y por poco tiran una pieza que no va, surge una voz, cerca del bar que les dice: «Esperen, mejor mueve esta otra pieza a tal lugar», y todos se asoman para ver quién es. Le hacen caso y después de esta jugada, el campeón se tambalea y le pone atención al tablero, ahora la jugada a cambiado. Cómo sólo una decisión puede cambiarlo todo…

Los demás notan que le movieron el tapete al campeón y que ahora ya está pensando, ya está observando el tablero y ya no tira tan rápido, le prestan toda la atención a éste hombre que estaba en el bar y ahora él, solito, es quien tira las piezas contra el campeón sin necesidad de ayuda de toda la bola de aficionados, y se hace el silencio… ya el campeón tiene cara seria y concentrada y hay muchos que a pesar de ver la jugada no le entienden porque ésta se ha llevado a un nivel mucho más alto, más abstracto… quedan en tablas.

¡El campeón del mundo queda en tablas contra un aficionado, contra alguien que no es reconocido en el mundo del ajedrez! Se hace el alboroto en todo el barco, incluso en las personas que no tenían interés en dicho juego, ahora lo tienen porque es un suceso que nadie se esperaba… el chisme se pone caliente. Y la novela, ni se diga, lo que inició como una idea de querer jugar contra el campeón del mundo por parte de nuestro amigo, un capricho de querer jugar contra esta figura por parte del millonario rechoncho, la inquietud de muchos por estar ahí aportando sus ideas para vencerlo, se desborda, se pasa a un siguiente nivel.

¿Quién es éste hombre misterioso, que de lo lejos, sin ver la partida, sólo escuchando las piezas que movía nuestro amigo aconsejado por la mayoría, y las jugadas del único jugador al otro extremo pudo darle tablas al campeón? ¿Será más fuerte, más campeón que el campeón de los campeones?

Aquí mero, al leer acerca de quién es éste misterioso Sr. B es donde la novela de Stefan Zweig se hace una novela de Stefan Zweig, aquí mero es donde el autor se reafirma con su pluma profunda, introspectiva, humana, aquí narra los confines de la mente humana, la que es sometida a presión, aquí se expresa, aquí libera su sentir bajo el dominio nazi, aquí, en la historia del Sr. B, el autor vive, y vivirá por siempre.
ésta es la parte de toda la novela que la caracteriza ser de Stefan Zweig.

Es aquí de donde se pasa de una novela algo lenta y bofa, de un par de caprichos de jugar ajedrez contra el campeón, a una obra literaria maestra.

Al ser de carácter psicológico, torturas mentales, introspectivo y para exponer los actos nazis, me detengo para que cada uno de ustedes, en la comodidad del silencio, en su Rincón Lector lo viva.

Anuncios

Interpretaciones

Como ya dije antes, el supuesto gran jugador de ajedrez, campeón del mundo no era bueno para otra cosa, no sabía leer ni escribir, tampoco le costaba simplemente no lo intentaba, no le gustaba trabajar ni socializar, trabajaba pero de mala gana, a los demás les hacía el feo y poco a poco se fue ganando esa fama.
Él era huérfano, vivió durante su infancia bajo la protección del párroco de su localidad, un día estaba presenciando una partida de ajedrez de su tutor con uno de sus amigos, le marcaron al párroco para que asistiera a un evento y dejó la partida amistosa inconclusa con su amigo, el niño se acercó para terminarla. Al inicio el amigo del párroco no quería jugar con el niño porque pensaba que no sabía, cuál fue su sorpresa que le ganó, y una segunda vez, después al párroco, a quien le ganó en todas las ocasiones en que jugó con él.

Los mayores se sorprendieron ya que el niño había aprendido ajedrez sólo con mirar una vez una partida, lo llevaron a un club de ajedrez y ahí sólo perdió una vez porque nunca antes había visto la apertura siciliana, pero de ahí en fuera nunca perdió hasta coronarse como el campeón del mundo, hasta que ya de grande se subió a aquél barco en Londres rumbo a Buenos Aires.

Con éste personaje el autor nos quiso dar a enteder que una persona, por mucho que tenga desarrollada un área de su vida y sea el mejor del mundo o de los planetas no es nadie si no tiene lo básico, humildad.

Que de nada sirve ser el mejor en algo si en el camino te la vas a pasar mirando como inferiores a los demás, despreciándolos, no compartiendo el conocimiento, el personaje Mirko Czentovicz  representa que el humano no sólo se compone de un aspecto, el intelectual para éste caso, sino que el humano es mucho más que eso.

Aquí, en ésta novela, podemos interpretar que el personaje era sólo un humano obsoleto, una especie de humano más bien, sólo fenotípicamente hablando, que lo único que había dentro de él «de manera correcta» era un código de jugar ajedrez, o sea, como una computadora, a nadie le causa impresión que una computadora juegue y gane ajedrez, es lo único que hace y lo hace de manera inorgánica, es sólo un programa que con el desarrollo de la tecnología juega bien pero es sólo un programa, no es una mente brillante.

Es como cuando se quiere jugar a la pelota pero no hay con quién, la avientas a la pared para que por causa-efecto ésta rebote y llegue a ti de nuevo, sirve para algo pero no es suficiente ni emocionante, no es la misma diversión.

Así con jugar con una máquina, sabes que vas a perder pero o bien lo aprovechas para ejercitarte un poco o para matar el tiempo, ya se sabe el resultado y de ninguna manera resulta tan emocionante. Pues bien, ésto es lo que quiso representar el autor con éste Campeón del mundo de Ajedrez, sólo un programa, unas líneas de código, nada emocionante, visto con la perspectiva que hay ahora de poder computacional e IA pero también significa que un humano que se ha dedicado a desarrollar sólo una parte de su vida es un humano incompleto, que de nada sirve ser el mejor en algo cuando todas las demás áreas están en cero, lo que conlleva, también por causa y efecto, a una actitud deplorable.

Es verdad que hay muchas personas que son expertas en un tema, pero si las miras bien, si son exitosas, tienen todas las demás áreas de su vida en buen nivel, por ejemplo Patry Jordan, es famosa y reconocida por el ámbito de ejercicio, salud y belleza, pero si la miras bien, las demás áreas de su vida también las tiene muy favorecidas, como son amor, economía, familia, ella misma, es sólo que a veces esas áreas no se notan porque pasan a la vida privada, y así la mayoría de personas que en verdad tienen el éxito y que la gente los busca, por alguna razón en específico pero saben que para mantenerse estables es necesario apalancarse de todas las áreas, elegir en qué se es bueno, empoderar esa área y al mismo tiempo las demás, eso es el éxito y el humano como unidad. Eso quiso también representar el autor en la figura del Sr. B, un tipo educado, amable, responsable, honesto, sencillo, trabajador, completo… figura antagónica a Czentovicz.

Anuncios

Calificación

Anuncios

Con esta corta novela me pasó que me hicieron un tipo de spoiler, me dijeron que era muy hermosa, que lloraría, que no sabían porqué estaba leyendo otra cosa en lugar de ésta novela, que mejor dejara mi lectura actual porque me estaba perdiendo de algo súper importante, casi casi. Le exageraron en cuanto a su recomendación. Y yo de tonta y de niña buena, la leí para que tuviera de qué platicar cuando me reuniera con ésta persona. ¡Qué oso!

¡Dejar lo que me gusta por tomar algo que medio me gusta, por quedar bien con alguien x!

Si lucir idiota en frente de todos, amiga, me hace darte una lección, lo haré,
No caigas en esas recomendaciones, ya viéndolo desde estos tiempos, meses después, amiga, déjame decirte que lo que pasó con esa «supuesta recomendación» es que caí en un chantaje, me dió algo así como el FOMO.

Anuncios

Y es que sí, las personas en la comunidad literaria, aquellas que aman la lectura no te van a decir, «Deja de leer lo que estés leyendo y mejor lee esto, es hermooooso, preciooooso, vas a llooooraaaaaaar, es una obra muy boniiiiiita», xD y lo peor, ni habían leído el libro que yo tenía entre manos como para comparar, a ver si de verdad su recomendación estaba coherente, ni sabían de la existencia del otro autor.

Amiga, cuando te llegue una recomendación así, de libros, películas/series, trabajo, deptos o lo que sea, no te fies tan fácilmente, no permitas que las palabras de esa persona lleguen a tí como si lo valieran, es de personas que claramente no saben dónde estás ni a dónde quieres ir, sólo quieren tenerte bajo su dominio o hablar de los pocos temas que conocen. Y te digo pocos porque no se abren a conocer lo que tienes entre manos.

Anuncios

Te lo digo por experiencia, por niña buena le hice caso y pues, la verdad es que a pesar de ser una obra maestra, así te puedo decir que en general me resultó la lectura, estoy mejor con mis novelas, de otro género.

Si estuviéramos hablando de películas, esta novela no está mal, está como para dominguear, está buena, pasas un buen rato, palomeas y sí, se admite es una buena peli, ideal para cuando no sabes que poner y «salir del apuro.» Si no sabes que leer, si quieres leer ligero y entretenido, algo corto, estás leyendo una saga y quieres despejarte tantito, este relato de Stefan Zsweig está bueno, es como una carta comodín, no tanto así como una hamburguesa literaria, más bien sí como un comodín.

Anuncios

No es necesario saber de ajedrez y de hecho es sólo el pretexto para realmente hacer la novela, para expresar los comportamientos nazis y explorar la mente humana, bien se pudo sustituir el ajedrez por otra actividad. Y si te gusta el ajedrez vas a encontrar que es apasionante porque explora los confines del juego ciencia, las partidas se manejan con emoción, no con tecnicismos.

Cuando digo, no está mal, está como para dominguear me refiero a que si quieres saber la calificación, lo leas tú primero y tú se la des, pero con calma que hay otras novelas que sí me prenden más y que priorizaría antes que de éste tipo, como mis amadas novelas japonesas, esas sí que me prenden! y tú, amiga – – – -, qué novelas son lo tuyo?

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s