Uncategorized

Los alimentos

Anuncios
Anuncios
Uncategorized

El deporte

Anuncios
Anuncios
Aquí nos tiramos a la piscina, sudamos la camiseta y conseguimos los resultados, lo mejor es que todo el proceso es agradable.
Uncategorized

El Trabajo

Anuncios
Anuncios
Uncategorized

Verbos tener y haber

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Uncategorized

Español de supervivencia

Anuncios
Uncategorized

Profesiones y Oficios

Anuncios
Anuncios
Uncategorized

Gentilicios

Gentilicios: Son una clase de adjetivos que denotan relación entre un lugar o entidad política y el sustantivo. A diferencia de otros lenguajes, en español se escriben con minúsculas, al menos que se ubiquen en el inicio del enunciado. No hay una regla general que especifique las terminaciones para cada país así que deben de aprenderse bajo repetición.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Uncategorized

10 cosas que hacer en casa

Hola Galletotas Ríquisimas y Deliciosas!

Hace un tiempo platiqué con un par de amigos de la universidad, me comentaban que estar encerrados por tanto tiempo les era tedioso, que estaban muy aburridos, no sabían qué hacer con su tiempo.

Admito que me sorprendió mucho su postura ya que no me he sentido aburrida y a pesar de que varias actividades se han suspendido y que uno podría pensar que tenemos más tiempo, creo que a mí me ha pasado que quisiera tener un poquito más, y es que para nada me he sentido aburrida o no saber qué hacer en casa.

Por lo que hoy les comparto 10 hábitos que hago en casa y que me resultan productivos, me mantienen ágil y espero motivarlos a que hagan un uso eficiente de su tiempo.

Anuncios

1

Antes de entrar en cuarentena ya tenía el hábito de escribir, de manera terapéutica, esto es, cada que sentía frustración, estrés, ansiedad, cada que ya estaba mal, escribía en un diario personal mi situación, mis emociones y sentimientos al respecto, y de pronto ya escribía mucho que se iba marcando el camino a la solución…

Al final de la escritura, me sentía mucho mejor, más enfocada, con esperanza y sí, las cosas, cuando la mente está ya más tranquila, se empiezan a observar desde un ángulo distinto, se empiezan a aclarar y la vida calma continua, retoma y renueva su sentido.

Ahora escribo y lo comparto, escribo porque me nace, ya sean cosas buenas o no tanto, y me ha nacido a raíz de que leo, he llegado a un punto en el que leer sin escribir acerca de lo que leo es como no haber leído + otro nivel un poquito más allá, ya que cada día la escritura me llama a sentarme en mi moderna máquina de escribir, una Dell Inspiron, y aquí estoy 🙂

2

Creo que este hábito tuvo que haber estado en el primer apartado, pero bueno, creo que muchos de ustedes saben que tengo desde hace añísimos arraigado el hábito de la lectura, por lo que en esta cuarentena no lo he desarrollado tanto como el anterior y por eso aquél lo puse primero.

Pero LEAN, en verdad lean, si les suena aburrido es porque o no tienen desarrollada la comprensión lectora o debido a que no han encontrado un libro apto para ustedes, en este periodo pueden encontrar muchos ¡en su propia casa! sólo es darse a la tarea de buscarlos, ¡y miren dónde: en Internet (hay muchos e-Books muy buenos, algunos gratis y otros demasiado baratos como para ser real, ¡lo cual es sorprendente!) y en su propio estantero, el de sus papás o hermanos, el estantero de la familia en general! De seguro no te habías dado cuenta que tienes ahí a Jean Paul Sartre :O

Saben algunos libros físicos que he leído no los he comprado, me los he robado :O ¡ahaha no se crean, es broma! he ido a la biblioteca, para lo cual tengo mi linda credencial, se los recomiendo que vallan a la Vasconcelos si están en la CDMX o a la biblioteca de su comunidad cuando se pueda, otros los he pedido prestados y sí los he devuelto eh? Pregúntenle a Mariana, mi ex compañera de trabajo, si le devolví su primera edición de tal libro de Gabriel García Márquez. Pregunten entre sus familiares y personas cercanas si les podrían prestar uno.

Aquí se trata de crear un buen hábito, el de la lectura, ya sea que los compres a través del portal de Librerías Gandhi, El Sótano, El Péndulo, La Casa del Libro, Amazon, Mercado Libre, encargos en Librerías de Viejo, ya sea que busques y encuentres uno en casita, de seguro uno te ha llamado la atención pero «porque no tenías tiempo» no le habías echado una hojeada, una miradita o que pidas uno prestado a un familiar o amigo, o de plano, leer e-books y si es así, por favor, ten en cuenta 2 cosas:

1.- Que no todos los libros consagrados están en este formato aún, puede que no te llamen tanto la atención y

2.- que no sean simples PDFs gratuitos, ya que el trabajo está hecho con mucho esfuerzo y amor, al autor le costó, en estos casos, lo menos que podemos hacer es pagar con honestidad lo que cuesta que como dije más arriba, son extremadamente baratos PERO, si te avientas por este tipo de lectura, RECOMIENDO que inviertas en un lector electrónico 🙂 PRIMERO.

Anuncios

3

Creo que siempre debemos renovarnos, desde hace mucho tiempo antes de la cuarentena había querido tomar cursos que fortalecieran mi conocimiento pero por falta de recursos no lo hice, AHORA, dichos cursos en distintas plataformas como Udemy, Domestik, Linked-In han bajado DEMASIADO, en verdad demasiado sus $, estoy aprovechando estas ofertas ya que ojo, los precios no se quedarán así de baratos todo el tiempo, OJO, ve, encuentra un curso del tema que más te llena, que más necesites mejorar y aprovecha estas ofertas.

4

¡El clásico que no podía faltar!

Hacer ejercicio.

¡Y la clásica excusa para no hacerlo!

«No tengo tiempo»

En serio te recomiendo que te establezcas mover tu cuerpo mínimo 30 minutos en algún ejercicio básico, estirarte, respirar, pon un vídeo en Youtube de ejercicios para principiantes, el límite son tus excusas.

No te limites.

5

Con «tanto tiempo de sobra» podrás pensar que dejar todo para después está bien pero, si te creas esta falsa ilusión desembocará en un mal hábito.

Planea aunque sea una actividad principal durante el día, determina una hora para ello y ¡desarróllala! como yo ahora mismo, me propuse que al despertar, tengo que levantarme, estirarme, ir al baño (no detallaré en las varias actividades que ahí se hacen) dar el desayuno a mi gatito, cambiarle su arenita, lavar los trastes, hacer ejercicio mientras escucho en Youtube música para work out, bañarme, proteger mi piel del sol con bloqueador solar y humectar mi piel con crema, mientras se absorben, escribo esto y después a comer, llegando tengo el plan de crear un vídeo para mi canal de Youtube en donde les recomendaré tres libros, dos de los cuales son como anillo al dedo para los bibliómanos :3

Si no tienes este hábito no es urgente que ahora mimo tengas una agenda, lo puedes planear desde Google Calendars o en una libretita 😉

Recuerda: Actividad principal del día + hora aproximada para su realización + tiempo de dedicación.

6

Beber agua

Hace unos días sentía mi piel rasposa, seca, reseca más bien, y eso que usaba la crema humectante y el bloqueador y que no me exponía al sol pero el problema, bueno la sensación de resequedad aumentó mucho que ya ni la crema pudo hacer nada, la noté muy seca, estaba literal, muy desgastada, mi hermana me preguntó cuánta agua bebía y no supe, no era algo a lo que le prestara atención, me dio el buen consejo de tener conmigo una cantimplora, garrafa de un litro e ir bebiendo a lo largo del día de ahí, llenarla para tener en claro la medida que iba consumiendo, cuando me di cuenta de que no sabía cuánta agua tomaba al día ni recordaba qué ocasión de ese día lo había hecho comprendí que arrastraba un mal hábito.

Cuando rentaba un cuarto en la CDMX, mi cuarto estaba hasta el segundo piso y cargar un garrafón de 20 l de agua, de la tienda al zagúan me era prácticamente imposible, ni con diablito ni girándolo ni nada.

Entonces compré por mucho tiempo agua de la purificadora que estaba muy cerquita de donde rentaba y uno de los chavos que ahí atendía me llevaba el agua hasta mi cuartito.

Digamos que el problema de cargar los 20 l estaba solucionado, y por mucho tiempo bebí de esa agua que tenía un saborcito extraño pero por el costo taaan accesible no me dí cuemta sino después de mucho tiempo, cuando me sentía por las tardes muy cansada, y eso que soy una persona que no suele comer chatarra y hago ejercicio regular.
El cansancio llegó a tal punto que se incrementaba al poco rato de beber de aquellos garrafones.

Anuncios

Bien dice el dicho que lo barato sale caro.

El agua no estaba bien tratada, era como tomar agua de la llave y saben que tiene bacterias, metales, suciedad, que estaban en mi cuerpo haciendo que me cansara por nada.

Dejé de comprar agua de la purificadora y empecé a comprar en la tiendita de la cuadra los garrafoncitos de 10 l, con esos sí podía pero a duras penas eh? porque llevaba cargando la mochila, había que maniobrar con las llaves para entrar pero bueno, a lo que voy es que comprar en pequeño ¡también sale caro! entonces disminuí mi consumo de agua por mucho tiempo, para «ahorrar» porque no quería que se me acabara rápido el agua por la cargada y por el dinero, ¡ay! ahorita de escribir esto me dio sed xD, lo bueno tengo a mi lado mi garrafa azul eléctrico.

Mi familia ya se había dado cuenta de mi bajo consumo de agua y ya me habían dicho que le hiciera como mi hermana, que llevara una medida con una garrafa, me compraron una ¡pero a mí me daba tanta flojera!
Ahora creo que es SÚPER necesario tener siempre contigo, o lo más que se pueda, una garrafa para así beber constantemente y llevar un registro, estar consciente de que cuando te de sed, ahí ya está el agua.

Recuerda nuestro porcentaje de composición de agua del que estamos formados.

Y si tienes mascotas, ellos también están altamente compuestos de agua, así que asegurate que tengan siempre acceso a agua limpia y fresca.

No tiene porqué ser la super garrafa de moda ultra cara, sólo debes tener noción de cuántos ml es su capacidad, rellenarla toda cada que se acabe y tenerla a la mano para que te hidrates continuamente.

Miren que a partir de ahí la piel no se ha quejado, ya no siento esa deshidratación, que era lo que sufría en la piel del rostro.

Muchos no se dan cuenta de las desventajas, pero vivir solo como estudiante no es sólo diversión a tu ritmo, al menos para mí no lo fue, por eso:

¡Qué bueno es estar en casa!

Aunque claro, también tenía sus ventajas pero son menos que cuando vives sólo ya con ingresos suficientes 🙂

7

En este periodo que nos han dado, en este tiempo de estar en casa, ¡haz que tu espacio sea agradable!

En lo personal solía acumular cosas, muchas, pero también quiero nuevas y tan sólo de pensar en dónde las pondré me frustra, por lo que saca ya todo lo viejo que no te sea útil, ya sea que lo empaques y deposites en la basura, lo que ya lo sea, lo regales, lo vendas, lo que sea pero deja ir lo pasado, mi closet está lleno y por algún motivo, muchas veces me dije: «No tengo nada que ponerme» o sentía que me hacían falta cosas pero mi cuarto estaba saturado, ya he sacado ropa que no me pondré jamás y con más razón porque, como mencioné antes, de tomar cursos, estoy tomando uno acerca de imagen, de vestimenta, colores que me favorecen a mi tipo de piel, estilo de ropa, y estoy renovando mi guaradarropa con prendas básicas, que son armoniosas para combinar, colores neutros, prendas de calidad, no importa que mi closet se vea reducido en prendas siempre y cuando aumente su calidad, me he decidido por tres tonos y uno de ellos es el negro. ¡Me encanta como me siento en ese color!

Así que limpia, desiste de cosas que ya no ocupas, que quitan energía a tu espacio, tienes que vivir con cosas de acuerdo a tu época.

Claro que puedes conservar algunas, pero sé consiente de que serán poquísimas, para vivir un presente mejor.

A mí me pasa que se me hace muy difícl tirar las libretas que contienen los pauntes de aquellas materias en donde tanto me esmeré, las iba a tirar el otro día pero me ví a mi misma, en 10 años o más, regresando a mi cajón al lado izquiero, abriéndolo con calma y tomando mis libretas, diciendo: «estas libretas las conservo de cuando era estudiante, me tomé muy en serio la materia, mira qué detalles anexaba! están tan cuidaddas», y que me hagan «regresar» a cuando tomé Circuitos Electrónicos II o Probabilidad y Estadística, siento que fueron de mis mejores épocas como estudiante.

Anuncios

Tirarlas me da mucha pena, pero ya pasó, y necesito el espacio en mis cajones para guardar lo nuevo, lo útil en mi presente, porque no me gusta tenerlo todo sobre el escritorio, muy poco espacio, se ve muy desordenado, hay muchas cosas que ver y eso me confunde, me hace sentir trashy, en lugar de una persona enfocada.

Entonces saca ropa vieja, o no tan vieja pero que ya no te quede, tus libretas, algunos accesorios, revisa lo que tienes para que no lo vuelvas a comprar.

Limpia, depura, redecora: encuentra tu nuevo estilo.

8

Ya que mucho se hace en la computadora, tienes que hacer lo mismo que en el paso 7 pero ahora con tus dispositivos electrónicos.

Elimina aquellos memes que ni siquiera descargaste tú, elimina todo aquello que se baja de WhatsApp o Telegram y que no sirve, tus archivos en la compu, crea carpetas organizadas, y también, depura tus perfiles de gentes que en verdad no sigues, con la que ya no hablas en persona ni redes sociales, lo recomiendo hacer ampliamente ya que tengas un espacio físico depurado y agradable.

Anuncios

9

Cuando vallas a comprar ropa, como yo que les comenté estoy renovando mi guardarropas, compara los precios en varias tiendas, tanto en línea como en tiendas físicas, no te dejes guiar por el impulso, bueno, oki, una o dos veces sí, más no.

10

Busca una manera de tener ahorros, no te acabes todo en ropa, videojuegos, cosas para remodelar la casa, siempre es bueno tener un ahorro y un para qué, de preferencia positivo.

No recomiendo mucho que pienses en ahorra por algún motivo malo como: que la economía va a estar mal, por si alguna emergencia, por si te quedas sin empleo, no lo inicies desde ese punto de vista, créate un sueño, y ahorra por él hasta que tengas los recursos más que suficientes para hacerlos una meta, en el proceso se te va a ir más de lo que habías considerado eh? en segundo lugar, si llega a suceder uno de aquellos trágicos acontecimientos por los que la gente suele ahorrar, que esperemos a ti no te pase, podrás tomar un poco de ese ahorro hecho con esperanza.

¡Si tienen más consejos que anexar siéntanse libres de comentarlos!

(Los quiero, una brazo enorme cargado de una sonrisa 😀 )

Atte:
LaGalleta Libros y Cafe

#🍪📚☕

Anuncios
Uncategorized

El Hobbit (primeras impresiones)

¡Qué onda Galletas!
Creo que para estas alturas ya es claro que aparte de hablar de este libro, también hablaré de mis sentimientos, de en qué me hizo pensar y qué recordé con esta lectura, mezclando así mi vida personal con mi experiencia lectora.

Bueno, este libro me llegó en un momento perfecto, de una forma repentina, no me lo esperaba, me lo trajo la Sra. Lou, ella se acordó de que yo quería leer ese libro y cuando la recibimos, platicamos un ratito y sólo hasta el final me dijo del libro, lo ví con tanta emoción, quería grita: «Wóooorales 😀 » pero me contuve lo más que pude aunque sí se notó mi sonrisota, y sentí que había llegado la Navidad :), en pleno mes de Junio

Esta conformado por capítulos que no son largos pero tampoco tal cual cortos, son vitales, el autor sabe narrar con humor y lleno de sentimientos aquél mundo verde de magos, enanos, mapas con runas que se leen a través de «x» o «y» estado lunar mediante elfos, cada que lo leía me sentía que estaba en el bosque cerca de la colina del agujero Hobbit, él también estaba en casa hasta que le propusieron una aventura, y con esa propuesta del mago Gandalf, y del hada madrina, nosotros también salimos de casa en busca de lo que se creía perdido pero que es nuestro, con todo, nos aventuramos para llegar hasta la lejana montaña, sabíamos que en el camino habría muchos obstáculos, pero fuimos con determinación, en grupo.

Sabíamos que al llegar a la montaña del tesoro estaría un ladrón, llamado Smaug, en forma de Dragón maldito, que dormía con los ojos abiertos vigilando con ansias aquél tesoro labrado por los enanos con tanto esfuerzo, aquel tesoro que no era de ese miserable Dragón, que destruyó un pueblo antaño bien lindo, pero ahora, vamos a algunas similitudes de este relato con lo que, nosotros, como equipo, vivimos en ese viaje que hicimos en mayo, 2020.

Como sabrán, las clases en prácticamente todo el planeta tierra son en-línea, el home office se ha desarrollado sobre manera en un par de días y las plataformas como zoom, skype o incluso Youtube cobran más fuerza para la educación.

Antes de eso yo era una estudiante que iba físicamente a clases, para eso tenía que rentar un cuartito cerca de la escuela, que está en la ciudad lejana, no era algo que resonara en mí ya que ese era el estilo «tan cómodo» que llevaba, entre comillas porque lo comparo con el actual, llegaron las vacaciones y todo «normal» , regresé a casa, en la bella y pacífica provincia, después, cuando las vacaciones llegaron a su fin estaba preocupada porque la universidad había cancelado el siguiente trimestre presencial y las noticias de la reanudación del mismo eran hasta nuevo aviso.

Pasaron los días y yo estaba haciendo lo que más me apasiona, leer en mi agujero-hobbit, comer al estilo hecho en casa (muchas veces por mí), pan tostado con rica mantequilla y azuquitar (obvio no mucha, porque cuido mis niveles de ingesta de azúcar) total, que ese tiempo el Sr. Bolsón y yo éramos la misma persona, compartíamos aquél delicioso estilo de vida.

Hasta que un día llegó un hada madrina, muy real, y en sueños me dijo:

«Deberías de tener más cuidado con esta situación, no tomártelo a la ligera, date cuenta que esto va para largo»

A pesar que sí veía que se estaba nublando el cielo, lo veía hasta allá, lejos, en el horizonte, y creí que no llegaría hasta mi colina pero ¡Oh, sorpresa!

Las noticias de que el siguiente trimestre no sería presencial (éste que estamos viviendo) fueron sinónimo de que aquél cielo nublado en aquél lejano horizonte ya estaba sobre mí, en mi pedacito de cielo, y con esto me refiero a la angustia de pagar la renta de aquél cuarto que ya llevaba mucho tiempo que, por vacaciones, por periodo de incertidumbre y ahora por clases on line ya sólo me representaba un gasto, más que una inversión para mi educación, pero yo creí que, a pesar del abrumador trueno que escuché del cielo nublado sobre mí, creí que sólo llovería en tiempos de sequía por alguna aislada anomalía, y pagué un mes de renta, creyendo que para el siguiente mes ya estaría de vuelta ahí, aún viendo cómo caía el agua a cántaros y se formaban los granizos.

Llegamos a ese segundo mes, en ese lapsito de tiempo creí, «ingenuamente» que regresaría a ese lugar, a esa montaña en donde rentaba y que estaban ahí mis tesoros, creía que el dragón, que por tanto tiempo convivimos con él creyendo que era un guardia de seguridad para todos los enanos que teníamos ahí nuestros tesoritos, nuestra renta, cuidaría del lugar, ahí sí fui ingenua, subrayado, el entre comillas de más arriba es porque quiero hacer hincapié en ese apego que tenemos a lo que conocemos, a que cómo iba a tener un estilo de vida con clases online, a que de repente todo estaba dando vueltas, no tenía sentido, a esa confusión, por la que todos pasamos y que yo lo llamé «ingenuamente» para resumir, pero escribiendo ahora, la palabra ahí debería ser: inocentemente.

Como les dije más arriba, mi hada madrina es real, tanto, que para que yo logre conseguir un lindo vestido, zapatos, proyectos, metas, ella me da consejos, como en la vida real, no me los aparece así con una nubecita de estrellas y ya están instantáneamente, no, me da consejos y me enfoca, me motiva. Hay también quienes en estos tecnológicos tiempos les llaman personal coach.

Ella me aterrizó los pies, después de tanta confusión por el nuevo estilo de vida, me dijo que me enfocara, me dijo que tener mis tesoros con un dragón que irrumpe tu privacidad sin mi consentimiento y que habla mal de uno, que le intenta poner a cada rato trampas para nada vale la pena, y que encima se le estaba pagando una renta por un lugar que ya no volvería a ocupar era un total desperdicio de dinero.

Así que el mago Gandalf a Bolsón y la hada madrina, mi coah personal nos motivaron para ir aquellas tierras lejanas, a sabiendas del peligro que habría en el camino, y así inició nuestra aventura, así fue como trajimos de vuelta nuestros tesoros.

Solicité un servicio de mudanzas después de haber cotizado con cuatro empresas distintas, la que me brindó confianza y precio obvio fue la elegida, así nos aventuramos los tres mosqueteros al viaje, rumbo a Iztapalapa, zona de alto contagio de covid, que como lo sabíamos, llevamos todas las medidas de protección.

Antes de solicitar el servicio se le avisó al dragón que el contrato en su montaña no se renovaría hasta que se pintara un mejor cielo para todos, y, a través de la línea telefónica, lo escuché decepcionado de tener una inquilina precavida.

El día de la mudanza salimos temprano, íbamos con buen ánimo, claro, entre más avanzábamos en el camino, con más dificultades se iba encontrando Bilbo y los enanos, con aquellos stragos, lobos… y nosotros con un panorama triste para muchos comercios, cerrados.

Cuando llegamos, mi compañía me dio un espacio para reencontrarme/despedirme de ese lugar que era mi cuarto de estudiante en aquellos días, un minidepa, como le llamaba en mi mente.

A pesar de que esta vez tenía no tantas cosas, la mudanza tardó, envolver los tesoros = libros, la escaladora, las cobijas, los trastes de cocina, artículos de limpieza e higiene, valla, todo lo que suele haber en un cuarto de estudiante off line.

Cuando finalizamos se le avisó al Dragón para entregarle el cuarto, limpio y en orden y para que él nos devolviera el depósito. Se tardó meses, para Bilbo, en llegar a la montaña, para nosotros, sentimos que pasó ese tiempo en lo que llegaba el Dragón, que nos dejó esperando ahí mucho tiempo como si nuestra casa estuviera al lado de la suya, como si fuéramos sus vecinos.

Cuando por fin se dignó en llegar a sólo ver el cuarto, porque llegó con las manos vacías pero bien maquillado, el dragón hizo ademan de querer dormir, y se echó con todo su peso a la cama. Y nosotros así de: «Este, pues revisa el cuarto, te lo estamos entregando para ya irnos, no para verte dormir», desde luego, eso sólo lo pensamos, después de esos momentos de esperar, del «silencio» incómodo, que más bien fue el espectáculo incómodo que hacía el dragón, se paró de la cama y dijo que estaba sucia, sin mirarla, sólo «lo sabía».

Y no quiso salir de ahí, no quiso tener que dar la media vuelta, entrar a su mohosa cueva y entregar lo que nos pertenece, el depósito, quiso quedarse, bueno, robarse todo.

Ladró que nos depositaría el importe que sobrara después de que alguna empresa vía internet le fuera a lavar el colchón, que ella estimaba sería prácticamente la totalidad del mismo, el ladrón pensaba que su palabra tenía valor pero no nos pudo engañar ya que nunca se ha escuchado que un dragón ladre, ni que ningún dragón regrese lo que no le pertenece, ni que solicite servicios vía apps cuando ha realizado ninguno nunca antes ni mucho menos pagaría por ellos.

Hasta esta parte del libro El Hobbit las similitudes entre nuestra aventura y la del Sr. Bolsón coinciden.

Se trató de entrar en razón con aquella ladrona de dinero, pero exigía respeto, más del que ya se le estaba otorgando al momento de declararle que ella, en su calidad de dragona, se había echado a la cama para ensuciarla a propósito, que el cuarto se le estaba entregando limpio, funcional, en orden y en consecuencia ella debería entregar nuestro dinero.

No lo entregó pero nos dimos cuenta que no valía la pena estar ahí, en ese lugar tan lejano de casa, hablando de lo nuestro con alguien que no sabe ganarse lo propio, lo más importante, los libros, y todo lo demás, ya estaba en la camioneta, ya listo, ya nos teníamos que ir de ahí.

Qué bueno que salimos de esa «montaña mágica».

Yo creo que el respeto es para todos, incluso a los dragones, como lo vivimos aquella vez, que se le habló con respeto, en aquellas tierras lejanas, si hay un acuerdo de por medio, si una parte está cumpliendo y la otra no, y es ésta parte incumplidora quien exige respeto, y no quiere cumplir muy a su beneficio, se rompe el hechizo, esa magia que une, esa parte la rompió ella misma, y así como puede ser llamada, con más misticismo, más al estilo de Tolkien, Dragón, también ahora, en estos días más directos, puede llamarse: Rata.

Puedo concluir que los más importante, regresar sanos y salvos a casa, fue lo mejor. Esta noche leeré el último capítulo de este libro: El Hobbit, me enteraré de cómo le fue a él, espero que también regrese a su aguero-hobbit, a degustar su rico y delicioso cafecito con galletitas de nuez caseras, y un buen libro de aventuras.

Con ganas de recordar, y dejar plasmada la idea de que ustedes luchen por lo que es suyo, a pesar de la gente sin escrúpulos, me despido, les envío un fuerte abrazo digital a cada una de mis Galletas xOXo, ¡excelente tarde!
#🍪📚☕

Uncategorized

El Gran Gatsby (Reseña y Opinión)

EL gran Gatsby, novela publicada en 1925, refleja con personajes simbólicos a la sociedad neoyorquina de su época, los alocados años 20’s.

Se ha ganado su lugar entre la literatura clásica, aunque no fue bien vista por los críticos cuando se publicó la primera edición y al autor murió creyendo que su grandiosa obra había sido un fracaso.

Ahora, en estos nuevos años locos 20’s, quienes hemos leído esta novela que nos deja un marcado sentir de nostalgia, tristeza y que vemos este mundo, que lo sentimos a través de la voz narrativa de Nick Carraway, nos preguntamos, ¿Qué de malo le vieron a esta obra, de fácil lectura pero profundas revelaciones, de personajes bien delineados pero adquiriendo más relevancia aún las metáforas, retratando así a esa sociedad?

Comprendamos un poquito mejor a los personajes, primero, nuestro guía «turístico» por este mundo: Nick Carraway, hombre común, como de 30+ años, de ambiciones modestas, con buena disposición al trabajo para ganarse su lugar en el futuro, cuyo lema heredado por su padre es: <<Siempre que sientas que vas a criticar a alguien>>, le dijo, <<sólo recuerda que no todas las personas en este mundo han tenido las mismas ventajas que tú>>.


Ahora Tom, que es esposo de la prima de Nick, un tipo deportista, millonario, mujeriego, con ojos refulgentes y arrogantes dominando su rostro, con frases como: <<Ahora, no creas que mi opinión al respecto de estas cosas es definitiva>>, le dijo a Nick <<sólo porque soy más fuerte y más hombre que tú>>

La prima de Nick, Daisy, esposa de Tom, mujer joven, de la clase alta, de risitas encantadoras pero absurdas, ojos resplandecientes y boca radiante, voz murmurante cantarina, aunque tiene muchas cosas como belleza, fama, ropa cara, esposo millonario, ella lo ha pasado muy mal, se define como: bastante cínica.

Por casi último: Jordan Backer, jugadora profesional de tennis, amiga de Daisy, flapper girl.

Cada personaje representa un concepto característico de la sociedad neoyorkina de los años 20’s en donde el exceso en fiestas, lujos y fortuna era normal. Como mencioné, las metáforas y personajes simbólicos, ese espectacular a mitad del camino, entre la clase rica y pobre, aquél anuncio del Dr. T.J. Euckleburg, aquellos ojos que en continuo silencio todo lo observan y el faro de la luz verde, representa la esperanza por un futuro que nunca llegó a ser como Gatsby pensó.

Falta Gatsby, EL GRAN GATSBY, es el personaje / concepto más debatible para mí y que ustedes conocerán su verdadera identidad a través de la lectura, aquí sólo será la incógnita más importante en la reseña.

Bueno, pues a grandes rasgos, el multimillonario Gatsby se entera que su vecino, Nick (de la clase media), es primo de su exnovia y se hace su amigo, lo invita a sus lujosas y deslumbrantes fiestas, le cuenta a él un poco de su vida, se sincera y le pide ayuda para conquistar a su prima aunque ambos saben que ella está casada con el también millonario Tom pero también ambos saben que Tom aparte de que no la ama, la engaña, y saben que Daisy cada vez se ve más apagada por el vacío que hay en su vida, por lo que Nick, que siente más simpatía por Gatsby, porque él sí lo llegó a conocer, y para nada era arrogante aunque tuviera todo ese dinero, como Tom sí lo era, sino que era un vecino muy amable y generoso, hasta le llegó a ofrecer un trabajo más cómodo y mucho mejor remunerado, pero Nick no aceptó, también, le contó cómo es que había llegado a amasar aquella gran riqueza que él poseía, un secreto muy bien guardado, entonces Nick reúne a Daisy en su casa con Gatsby y el reencuentro entre ellos es casi casi poético, el amor que Gatsby le guardó a su ex novia que dejó de ver por cuatro años no hizo más que aumentar, junto con su riqueza, ella, Daisy, queda impresionada, se enamora, vuelven a salir de paseo, la invita a sus fiestas, le compra cosas, todo lo que ella ya tenía pero ahora envueltos en el apasionante manto del enamoramiento, y por un instante de felicidad, vuelven a ser jóvenes, a ser lo que siempre quisieron.

Después, la realidad cobra fuerza y Tom empieza a sospechar y sentir celos de Gatsby, primero por su fama y fortuna, que él desconoce su procedencia y porque es muy «conocido» entre la alta sociedad, bueno, al menos sus fiestas lo son, después, porque nota que su esposa le presta más atención, salen muy a menudo y está cada vez entusiasmada… Tom sospecha más, le molesta.

Recordemos que Tom es un mujeriego y él tiene a otra mujer en NY, que también está casada pero su esposo le aburre mucho, y cada que ve a Tom, se entusiasma, como Daisy con Gatsby.

Ahora, hasta esta parte de infidelidades le voy a parar, para no serle infiel al libro, ni a ustedes, queridas Galletas lectoras, lo que viene es la parte metafórica, el retrato fiel a la sociedad está desde el inicio pero su comportamiento lo vivimos a través de conceptos, a mí me dejó una sensación de vacío, de tristeza, de melancolía…

Pasé por un bloqueo lector, hace mucho, bueno, hace algunos meses, que leí este libro y no pude hablar de él, sentía el peso del ¿¡pero cómo…!?, sentí la soledad, la falta de calidez por parte de la sociedad, el exceso de interé$, la continuación de la vida pero con grandes pérdidas morales…

Hasta hoy, Miércoles 10 de Junio es cuando me siento a escribir la reseña, a desahogarme de esta lectura, a revivirla…


Apelé a mi memoria, no quise como tal releer todo el libro (como con otros que sí me han dado muchas ganas de releerlos: El complot mongol, La hora sin diosas), precisamente porque no me gustó el vacío que experimenté con la decisión de tal personaje de dejar, así como se deja un pañuelo usado a….

Lo que sí es que lo consulté, tanto el prólogo de Abdul C. Bornio, que escribió para Editores Mexicanos Unidos, colección: Grandes de la Literatura, que es el ejemplar que tengo y claro, de las frases que subrayé y ya anoté en mi libreta de frases, no todas, sólo las necesarias para recordar la obra, y también me leí algunos párrafos iniciales, para que los personajes se re-introducieran a mí, estas partes las leí y el deleite de la prosa de Scott Fitzgerald vuelve a sentirse de-li-cio-sa.

Ya me voy porque un amigo me ha pedido consejo y tengo que dar el mejor, leeré su caso y después, la tarea 🙂 (ehm sí, me gustan las clases en línea por cierto y las presenciales, también.)


Con amor y cariño:
#LaGalleta Libros y Café
#🍪📚☕

P.D. Les dejo una pregunta que me ha surgido:

En estos nuevos locos años 20’s, ¿Qué aspectos morales se están quedando atrás?



]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]