blog

Todo lo desencadenó Kioto… y su suave sonido

Sentados por casualidad, uno al lado del otro, en el evento de entrega de las llaves de la ciudad, o una premiación, tú ya estabas ahí, impuntual de los buenos, de los que llegan antes. Llevabas un suéter verde bandera. Estabas observando la pequeña desorganización en el escenario, preguntándote si al final el evento sí comenzaría a tiempo cuando unos instantes después, llegué, apenitas si rozando para ser puntual, toda guapa, bien arregladita, simpática saludando a todos, algo preocupadita para mis adentros por el Sol y por llegar puntual a mi lugar, me acerqué a mi asiento, que bueno, llegué dos minutos antes de la supuesta hora de inicio, porque sí, la logística estaba un poquito alborotada con el tema del conector del cable del micrófono.

Después de sentarme, me acomodé la falda color rosa viejo, como inconscientemente te ví, también miré hacia las personas de logística, que seguían con la mirada la trayectoria del cable, que buscaban el motivo de porqué se escuchaba tan bajito, estuve un poquito concentrada a lo bobo en esos detalles técnicos, desde los asientos, como si aquello fuera el show en sí, aparte se estaban colocando más sillas ya que por fortuna, fueron más personas de las previstas, al parecer eso de tener poca logística atrae. Quien sabe.

Saqué mi espejo de mano para verificar el estado del delineador, que conmigo, con tantito calor se corre, estaba ahora con esta preocupacioncita de que el sol no me hiciera lucir un maquillaje descuidado, más aparte de tenerlo sobre la piel pero bueno, son sólo upreocupaciones, como cookies que dejan un rastro de lo que consumimos, pequeñas preocupaciones de la vida diaria, que todos tenemos.

Me di cuenta que sólo era una preocupación bobita, de aquellas que hacen muucho más daño que el propio sol de la tarde, ya que estaba guapísima, mi reflejo me indicó que estaba perfecta. Enfoqué mi energía en estar presente, en sonreír a la gente, disfrutar el haber llegado un par de minutos antes y que la un tanto escasa logística hiciera que ese par de minutos antes fuera suficiente para haber llegado a tiempo. Los asientos se empezaban a llenar.

Mi pulsera gruesa de plata relució con un desafiante destello al acomodarme el cabello rebelde que me cruzaba la cara, dejándose llevar por el libre aire puro de la pequeña ciudad.


En sí, aquél pequeño momento fue agradecer la caricia suave del sol, sentirlo como lo que es, mi amigo. Fue justo ahí, en ese pedacito de tiempo y ubicación que el destello de la pulsera captó la mirada de un joven muchacho, de una niña y la tuya, que a mi lado, volteaste a verme.

Te quedaste viéndome y pusiste cara de: «Oye, yo te conozco…» pero guardaste silencio, preferiste seguir viéndome, observándome. Te gusté. Te gustó la vista, mi perfil egipcio endulzado por el Solecito del atardecer. Te gustó el roce de mi cabello en mi frente, libre como mis pensamientos cuando estoy presente, sentiste la delicada fuerza sutil femenina, aquella mirada… ~Cleopatra entre nosotros» pensaste «¡ pero qué mujer tan bonita!» Me reconociste, tu piel se tornó pálida.

Sentí esa mirada magnética tuya sobre mí, y de ver al escenario, al supuesto rímel corrido en el espejo, a la belleza misma, a sonreírle a la gente, a disfrutar mi lugar, te sentí, sentí tu presencia, con sólo verte de reojo reconocí quien eres.

El sonido de aquél día, los libres vientos, los árboles casas de los palomos que se mecían con gracia, el volar de las palomas, la gente llegando, el vendedor de algodones, las risas inocentes de los niños al perseguir a las aves, las conversaciones de las familias, el chisme de las amigas, el saludo de los compadres, el arrastre de los asientos de los invitados, las órdenes de logística, poniéndose de acuerdo entre ellas, el futuro maestro de ceremonias tomando la iniciativa con el «Bueno, bueno, probando, 1, 2, 3, probando…»los vitoreos y saludos efusivos a la gobernadora, los chiflidos, el viento… se detuvieron. El volumen del instante fue bajando de y el silencio fue en aumento al igual que me petrificaba y mi tono dorado pasó a ser blanco como la perla, miraba al frente sin mirar, captando toda la visión por el lateral del ojo izquierdo… A un ritmo que ni es ritmo, repentinamente, de estar acalorada estaba helada. Ya sólo había silencio.

De esto se dio cuenta mi amigo el Sol, que le dijo al Viento soplara hacia la izquierda, para voltear a verte.

Eras tú, mi Harry.

Ya no tenía calor, estaba petrificada y congelada peeero, al sentir tu mirada, empecé a derretirme por dentro.

Giré, a la indicación del suave viento, mi cabeza hacia tí. Nos miramos.
¡No’ombre, estás guapísimo!

El tiempo, aquella cosa más curiosa que no existe, dejó de transcurrir. Nos recordamos siendo jóvenes, esa llama que aún no se apaga. Todo estaba quieto y sin sonido. Todo menos el Sol que me acariciaba y el Viento, del que Gracias a Dios ! tomé aliento cuando por dentro me fundía en oro de gratitud y diamantes de felicidad quieta.

Felicidad felina.

Mis ojos sólo reconocían ante mi la locura, el enorme placer desbordado de volver a verte.
Mis labios se separaron un poquito después de haber sido desarmada de la realidad por tu mirada fija y sincera. (y de deseo también)

Sí, nosotros fuimos aquellos chamacos enamorados de 13 o 14 años, aquellos que nos besamos por primera vez, espontánea y apasionadamente* a la salida de la secu.

22

blog, Feng Shui, libros

Nuestro fin de semana, amiga – – – -.

💌

Amiga entre lo que es la uni, el proyecto, las materias que no he tenido, el trabajo, el cansancio, las lecturas y reseñas que hago con regularidad, he pospuesto ésta carta de aquél fin de semana que sé a ambas nos gustó tanto y es por esto que lo escribo ahora, porque entre aquello y esto del día a día, esos momentos van quedando sólo en el recuerdo y para mí es bonito que además queden plasmados en cartas, me gusta escribir emociones fuertes, en este caso, recuerdos lindos. Aprovecho para agradecerte aquél fin de semana, amiga – – – -.

Para ese domingo quedé de verme con un amigo para ir por una sesión de fotos al castillo de Chapultepec pero no lo sentía tan seguro debido a la carga de trabajo de la uni que lleva, le pregunté una noche antes y me dijo que no podría, no sé porqué yo tenía ese presentimiento, y para ese mismo día por la mañana tú irías al centro, que es justamente en donde yo quería tener la sesión, me invitaste y yo sin duda acepté, obviamente se canceló el café por la tarde que habíamos planeado pero obtuvimos prácticamente todo el día para nosotras. Fue como si estuviéramos destinadas, todo quedó perfecto.

Me dijiste que irías al día siguiente como a las 10 am a la frikiplaza a buscar mangas para tus sobrinos, yo estaba encantada de que me hubieras invitado ya que me gusta mucho ir al centro y así también podría aprovechar para conocer cómo es la friki plaza, también te pedí que me ayudaras con las fotos ¡y me mentiste!, me dijiste que no sabías tomar fotos, respondí que es prácticamente como en el cel porque la cámara estaba en modo automático, sólo había que sostenerla y pinchar una tecla, ¡la verdad es que sí sabes! Y sí aceptaste ayudarme. Te lo agradezco mucho, amiga – – – -.

Anuncios

Bueno, llegamos y vimos muchos colores, disfraces, accesorios, muñequitos, personas con orejas de elfos, videojuegos, pósters, comida ¿japonesa? supongo sí era japonesa, llegamos a la sección de mangas y ahí pediste recomendaciones para tus sobrinos de 15 y 17 años.

Las dos que te recomendaron fueron una historia alternativa de Sakura, por lo que entendí ella se pierde físicamente fragmentada y su memoria en unas ¿ruinas, o cuevas? y su admirador la va a rescatar, le pide ayuda a una bruja pero el costo de ello es que cuando la recupere, Sakura no lo sabría, no tendría registrado aquél suceso en su memoria, eso o lo olvidaría a él, o lo que es peor, a los dos, ¿será que a pesar de olvidarlo, de tener en blanco su recuerdo, del borrón y cuenta nueva, ella no se pueda enamorar de él, aunque no separa todo lo que hizo por ella?

Anuncios

Ese manga constaba de varios tomos, eso me sorprendió ya que nunca antes había visto uno y creí que toda esa historia estaba dentro de ese tomo, creí que se trataba de un stand alone pero más bien ese manga era como una saga, una gran saga de 50 o 60+ tomos, me sorprendí.
Ahí por fin ví uno ¡y sí se leen al revés! fue bobito.

Anuncios

Después te recomendaron otro manga, acerca de una chava muy bonita en todos los sentidos y además, tiene otra característica especial, que tiene muy buena suerte, casi siempre, menos cuando la mafia decide raptarla para que colabore con ellos con juegos de azar y así ellos siempre ganen, ella sabe que eso está mal, su estado de ánimo empeora a cada día hasta que decide lo mejor sería abandonarlo todo y salta desde una ventana muy en lo alto, dejarlo todo es la única manera que ella visualiza para librarse y justo cuando lo hace cae en los brazos de un chico que tiene una pésima característica desde su nacimiento, pobre de él, ni siquiera tenía que haber nacido… pero por casualidad, él la rescata, ella cae en sus brazos, se encuentran y obviamente, poco a poco, van formando su historia juntos, dejando atrás su destino predefinido y luchan por lo que ellos aman y esperan de éste mundo.
El chavo tiene atrás a otro chavo como sombra, ahí si no supe si se trataba de una doble personalidad, un amigo o un espía, de él hablaron poco. Bueno, ese manga estaba, digamos bien hecho a manera que toda la historia se contara ahí mismo y ese elegiste.

Anuncios

Yo me quedé pensando en esas dos dualidades, la mala y buena, el chico y la chica, el supuesto mal y el bien… EL YING Y EL YANG.
Bueno pues ese manga elegiste, salimos de la frikiplaza y me acordé de un cajero más cercano al centro, ahí nos dirigimos. Al llegar al zócalo quisimos pasar a la feria que estaba ahí que no sabíamos bien de qué era pero te dije que mejor pasáramos a comer porque ya era la 1: 00 pm, así le hicimos, no sabíamos a dónde, te acordaste de moneda, ahí también he ido yo y sí es muy económico pero nos quedaba más cerca El Sazón Oaxaqueño, de Isabel La Católica, estuvimos charlando de nuestros temas de amigas, comimos a tres tiempos más postre, recuerdo que me regalaste tu pan ¡Gracias amiga! 😀
Ya llevaba bastante tiempo sin comer uno por la dieta, y sólo así lo disfrute como no me imaginé disfrutar un bolillo, lo notaste y de buen corazón me lo obsequiaste, ¡te quiero y agradezco mucho, amiga!

En el baño del mismo restaurante me cambié y arreglé para la sesión, ni me tarde y la señora que estaba esperando afuera tocó varias las veces la puerta como desesperada que hasta el mesero le dijo que entrara al baño de hombres.

Anuncios

Bueno pues elegí esa ropa porque tiene los colores de la portada del libro del mes, Noviembre 21: Emma, por Jane Austen, no todos, pero sí hacen buena combinación o comtrinación porque también estaban pensado para justo aquél lugar, atrás de correos, no abría sido así si mi amigo – – – – – – no me hubiera cancelado, porque ahí quedamos de ir a Chapultepec, por eso amiga – – – -, me cayó como anillo al dedo que te acordaras de mi para ir a la friki plaza, al centro CDMX, porque siempre sí se me hizo la sesión como ya la tenía mentalmente visualizada, ¡Gracias – – – -, Gracias, Gracias!

Las fotos te quedaron muy bien, aparte me transmitiste mucha confianza y fue muy, muy divertido, fue la sesión de fotos más esporádica, alegre, creo que aparte de todas hasta el momento ahí me veía mejor porque me arreglé más como es en sí mi estilo, tú me quitaste lo seria y en a cada foto sólo me reía, ¡hasta los demás también sonreían con nosotras! bueno en unas puse cara seria para que hubiera de todo en la sesión, pero ahora sí me costo salir seria, no que antes, por pena casi ni sonreía pero bueno, también cuando salgo seria me gusta porque es muy yo, refleja que también reconozco, acepto y necesito mis ratos de soledad, para leer pero sobre todo para escribir.

Leer y Escribir, mis dos grandes pasiones.

Al iniciar me puse los aretes y el collar al último, y aquí, con el corazón le batallé. Ahora veo que ese momento en que estaba desenredando el collar de corazoncito que siempre uso, estaba más bien haciendo una transición, ese enredo tuvo un motivo de ser más fuerte del que se entiende, y del que capté en ese momento, ahí alguien, la vida, el Universo, Dios, estaba poniendo a prueba mi avance, mi paciencia, mi parte lógica con la blanda, sí me estaba desesperando un poquito porque el nudo estaba más difícil de desenredar del que supuse, pero me dije a mi misma que lo veía, que a pesar de ser un enmañadero, veía el camino, sólo era cuestión de insistir, de no darme por vencida, de no frustarme, de tomar las cosas concentradamente, encaminándome hacia la solución con los dos enfoques bien mantenidos, el lógico, el paciente, el comprensivo… y pues disfrutar, sobre todo ya que lo escribo y lo veo en retrospectiva, la lección más importante es disfrutar y agradecer el proceso de salir, y salir de aquél embrollo.

¡¡Te quiero amiga, me has ayudado, impulsado y mostrado tanto amor, apoyo y comprensión, te admiro mucho!!

Después fuimos a la feria de las culturas indígenas amigas, tomamos el sol, me coqueteraon xD, ya para descansar estuvimos viendo a los danzantes y fue una tarde tan hermosa, fue purificarnos con el sabio incienso y conectarnos con nuestra esencia humana, últimamente perdida por la tecnología y el encierro, todos ahí sentimos la química del recuerdo y sabiduría antigua y tanto extranjeros como nosotros, nos sentimos agradecidos de compartir un pasado humano en común.

Acabo de ver el vídeo, ¡y aquí aparece el danzante que me atrajo! 😀 (a mi lado derecho)

No hay como el ser y estar físicamente y contemplando y compartiendo una misma esperanza.

Ya nos íbamos y me quedé viendo a un danzante y él a mí, me volteé rápido pero lentamente regresé la mirada, me dijo hola, después de un segundo yo también que espero se haya escuchado, porque tenía el cubreb pero ok, ya, de tan penosa que soy ahí sentí LIBERTAD.

Caminamos de regreso para el metro Bellas Artes, tomé algunas fotos con el cel a las estatuas vs. el atardecer y vimos a una bailarina de danza árabe, te comenté que hacía un tiempo estaba aprendiendo la danza del velo, se sostiene entre los dedos pulgar, medio e índice y que sí cuesta, que a pesar de tratarse de algo tan fino, suave y delicado como un velo, tiene el poder de hacerte sentir que cargas muy pesado, es lo bonito de la danza, te das cuenta que cada movimiento suave y sensual en apariencia conlleva mucho, mucho esfuerzo y disciplina.

Anuncios

La energía femenina, podrán algunos entenderla o percibirla como débil, ¡pero qué equivocados están!

Anuncios

¡La energía femenina… qué tan enigmática y poderosa ES!

Gracias a Dios llegamos bien a nuestras habitaciones, quería llegar a estar de Cenicienta y lavar ropa pero estaba tan cansada de contenta, que me enrosqué en la cama y ví las fotos, ya sólo hice chill y me dormí. Así tu también. Ah pero antes te pedí me enviaras el vídeo que me comentaste en la comida y te envié la promoción de Librería El Laberinto, -30% cada tercer sábado del mes. Aún no veo dicho video pero ya lo siento, eso que me comentaste es muy cierto y también está implícito en lo que sé de Feng-Shui.

Anuncios
Anuncios
Anuncios