SANTO Y SEÑA

Muerte de Xicohténcatl

Uncategorized

ROSA DE JUNIO Juventino Sánchez de la Vega

ROSA DE JUNIO
Juventino Sánchez de la Vega

I.

A la hora del canto y de la rosa

naciste, Amor, tras de la dura espina,

y te bañó en su sangre peregrina,

de la espuma del mar la núbil diosa.

´

Amaneciste, Junio, en la amorosa

quietud primaveral que se adivina,

un sueño de color de aguamarina

que rueda hacia la muerte silenciosa…!

´

Amaneciste azul cuando el rocío

te llevó su mensaje en plenilunio

y de jacintos el undoso río

´

desbordó la vida. Mi antelunio

pasó… y al madurar el sueño mío,

brotó la rosa en el jardín de junio…!

´

II.

¡Junio, tú nos miraste en ese instante,

en que toda emoción se primavera

con la sangre fluvial de la primavera

rosa que se degrada palpitante!

´

La espina de la rosa fue punzante

y después del dolor, en larga espera,

enfloróse de rosas la pradera

y así quedó mi corazón sangrante…!

´

La primavera nos tendió su alfombra,

la vida me ciñó con sus abrojos

en la raíz de mi dolor que asombra…

´

espejos de la noche eran sus ojos

y en ellos se asomó mi leve sombra

de amor para besar sus labios rojos…!

III.

Y mis labios sangraron con los besos

en mi afán de sorpresa enardecida,

hasta que fue mi boca roja herida

en la nieve callada de los rezos…!

´

Del amor madurándose los brezos;

pasó la noche clara de la vida,

y celosa la aurora amanecida

entre espinas halló mis labios presos…!

´

Y quiso deshojar la rosa mía

con sus rosados dedos, en la duna

mas, con mi sombra la cubrí en el día,

y así, mi amor, bajo la noche bruna,

la libró de la nieve que caía

cual navidad de pétalos de luna…!

´

IV.

Tan tierna era mi rosa, que el aliento,

podría deshojar, tras de la ausencia,

su corazón de dulce transparencia

como las hojas que calcina el viento…

´

El hálito se hallaba somnoliento

en el más verde gay de la conciencia,

y pura con sus galas de inocencia

la guardó en su jardín el pensamiento…

´

Y abierto ya el botón de su clausura,

apenas la mirada luminosa

la tocó desde lejos con ternura,

´

y volvió a su retiro más ansiosa,

a hundirse del silencio en la negrura

el dulce tono amarillo de la rosa.

´

V.

Hace tres años, junio, mi esperanza

reverdece en el campo de la aurora,

y el corazón en la penumbra llora

con lágrimas de sangre… ¡su añoranza!

´

Se nutre del dolor y la olvidanza

en esta aguda soledad sonora,

y en la callada música, -deplora-,

el amor que se fuga en lontananza…!

´

Pero el alma es la rosa de la vida,

la rosa mía que por siempre dura

y aunque está desangrándose mi herida,

´

¡ay!, por haber tocado su hermosura,

más allá del espacio, presentida,

responde de mi voz a la ternura…!

´

VI.

¡Rosa del corazón, -ingente llama-,

raíz de mi ternura y mis dolores,

rosada quinta esencia de mis flores,

mi juventud te dice que të ama…!

´

La lis de tu presencia me reclama

como el único amor de tus amores.

¡Clávame con tus grafitos punzadores

y luego mis heridas embalsama…!

´

¿No ves que la esperanza es el rocío

que la mañana de sus ojos vierte,

lo mismo en primavera que en estío?

´

el corazón solloza por no verte…!

¡La vida de jacintos es un río

en ruta silenciosa hacia la muerte…!

´

VII.

Pero llevo en mi ser tu geometría

¡Oh rosa triangular de Cardinales

pétalos -elementos esenciales-

donde está la más alta trilogía…!

´

Por eso yo te llamo toda mía

y en el jardín de Junio de liliales

crepúsculos, del llano en los cristales

te ciñe la más pura poesía…!

´

Ciñe mi voz tu roja transparencia,

y en el aire tu aroma se adivina,

se dibuja en la nube tu presencia,

´

y en la más onda concha submarina,

eres la rosa perla de la esencia

de mi sueño color de aguamarina…!