blog, libros

El complot mongol por Rafael Bernal (PRIMERAS IMPRESIONES)

Hace un año quise hablar de este pinche libro, pero por falta de organización le corresponde a septiembre 2020 crear su respectiva reseña.

Lo he elegido para celebrar desde la literatura ser mexicanos, y creo que esta obra es muy buena, si bien no abarca al 100% lo que es ser mexicano, si es representativa a su manera, en su género y de hecho es una obra de referencia para las demás novelas negras mexicanas, ésta es un pilar importante.

Escrita en 1969 por Rafael Bernal, cuenta un pedazo de la historia del matón Filiberto García, participante en sus años mozos de la Revolución Mexicana y ahora, a su edad, se dedica a eliminar gente de a plomazos, bajo una comisión.

Es discreto y sus pensamientos se los guarda para él mismo.
Él sólo cumple órdenes.

Un día lo contratan para llegar al fondo de un supuesto complot, le informan que ha llegado información de que en la próxima visita del presidente de EUA a México éste sufrirá un atentado, se cuenta con un equipo de espías internacionales que colaborarán con Filiberto para desmenuzar el supuesto complot que dicen, viene desde la mongolia exterior.

A él lo eligen, a Filiberto, que no sabe más que matar personas (y no la anda haciendo de espía profesional) porque se lleva bien con la comunidad china, situada en la calle Dolores, y porque se supone trabaja de manera discreta.

Pero a medida que avanzan en las investigaciones del supuesto complot mongol, Filiberto va viendo que no tiene sentido lo que sus superiores teorizan y él, con su aguda intuición, decide analizar las cosas a su manera, a pesar de que en el camino su mente se llega a atontar porque se enamora de una chica muy tímida pero linda, Martita, empleada en la tienda del chino Lui.

Justo cuando la investigación se abre, Martita se escapa en la noche de la tienda, que es prácticamente donde vive ya que el Sr. Liu la tiene para sí y ella le pide ayuda, le dice que ya no quiere estar ahí así que se la lleva Filiberto a su departamento, y a pesar de sus muchas fantasías que tiene con ella, la ayuda y la trata con respeto.

Anuncios

Hay muchas teorías acerca del personaje de Martita, una chica china – peruana, que si era parte del complot mongol, que si sólo quería distraer a Filiberto, que aparece ante él justo cuando él sabe lo del complot, cuando lo contratan, entonces Martita es escudriñada por varios agentes y por nosotros los lectores, pero Filiberto la guarda en su depa con la ilusión de darle una buena vida, de llenarla de muchos lujos, porque está enamorado de ella.

Para quienes ya lo hayan leído, yo creo que Martita era pura e inocente y no se merecía ese final. Que fue una coincidencia muy grande que ella lo buscara justo aquél día pero por otro lado, las condiciones ya se habían dado para que ella lo buscara, sólo era cuestión de tener suerte para poder escaparse y al menos ese día, ella lo logró.

Es un libro que se disfruta, ya hasta me lo releí en estos meses y me supo, ¡como pozole, siempre bueno!